Inmobiliario

Las olimpiadas impulsan un nuevo desarrollo urbanístico en Madrid

La transformación de Madrid de cara a los Juegos Olímpicos de 2012 ha comenzado. A pesar de que la sede de la competición no se conocerá hasta el año que viene, la ciudad ha iniciado un espectacular desarrollo urbanístico que incluye modernas instalaciones deportivas, 11.000 nuevas plazas hoteleras y zonas de viviendas.

Desde que Madrid lograra colocarse la semana pasada entre las cinco ciudades candidatas a ser sede de los Juegos Olímpicos de 2012, ha comenzado la verdadera carrera urbanística para convertir a la capital de España en una urbe capaz de albergar un acontecimiento de tal envergadura.

De Madrid se han destacado sus ventajas (infraestructuras de transporte e instalaciones deportivas), pero también sus puntos débiles (plazas hoteleras y seguridad). Está claro que, junto a París, es la favorita de las cinco ciudades que han quedado finalistas, pero aún le falta recorrer bastante camino para convencer al Comité Olímpico Internacional (COI) de que es la idónea.

Es ahora cuando empezarán las obras de envergadura, sobre todo en la zona este de Madrid, donde se ubicará el Estadio Olímpico y la Villa Olímpica. En ese área (entre San Blas y Coslada, en el este) se celebrarán las competiciones de cuatro de los principales deportes: atletismo, natación, gimnasia, ciclismo, y la fase final de baloncesto.

La construcción de algunos edificios ya ha comenzado. Es el caso del Centro Acuático, donde se celebrarán las competiciones de natación. La primera fase de la obra de las piscinas olímpicas ha corrido a cargo de ACS, que también ha sido adjudicataria de la otra gran infraestructura iniciada ya, la unión del rockódromo con el Pabellón de Cristal, en la zona oeste de Madrid.

Dentro de la Villa Olímpica, sólo el velódromo y el Pabellón Olímpico se construirán una vez sea segura la designación de Madrid como sede de los Juegos. Lo demás (centro de voleibol, remodelación del estadio de La Peineta, viviendas y hoteles) estará en marcha antes del otoño. Quedan por convocar los correspondientes concursos, a los que se presentarán seguramente las mayores constructoras del país. 'Hacer estos edificios, además de ser un filón económico, supone un gran prestigio, ya que pasarán a la posteridad', señala el directivo de una de estas compañías.

Nadie quiere perderse una parte del pastel de las olimpiadas. Tampoco las empresas hoteleras, como NH o AC Hoteles, que ya están a punto para iniciar el desarrollo de las 10.900 nuevas plazas previstas, cuyas licencias han sido ya concedidas por el Ayuntamiento.

'Evitaremos la especulación', asegura el vicealcalde

La zona donde se prevé desarrollar la Villa Olímpica, el corazón de los Juegos, la constituyen varios cientos de hectáreas entre el barrio de San Blas y la localidad de Coslada, cuya principal ventaja, según la valoración del COI, es que está a cinco minutos del aeropuerto de Barajas. 'La situación de partida de Madrid es privilegiada porque cuenta con ese solar tan grande y céntrico para construir la Villa Olímpica', asegura el vicealcalde de la capital, Manuel Cobo.

Lo que en principio puede verse como una ventaja también puede ocasionar problemas, ya que esa zona corre el riesgo de convertirse en una gran bolsa de especulación inmobiliaria, como sucedió en Barcelona tras las Olimpiadas del 92. En la Villa Olímpica está prevista la construcción de unas 3.000 viviendas y cientos de villas que acogerán a los casi 18.000 atletas y oficiales que participan en los juegos. Tras las olimpiadas, esas viviendas pasarán al sector privado para su venta. 'Nos permitirá rentabilizar una gran parte del presupuesto al reconvertir las viviendas', dice el vicealcalde.

La zona, actualmente una de las más baratas de la capital, podría subir como la espuma tras la celebración de los juegos. 'Haciendo una actuación coherente no se corre el riesgo de especulación', asegura el vicealcalde. Según Manuel Cobo, los precios se equilibrarán destinando el mismo número de casas a precio libre que a viviendas de protección oficial. 'Hay hectáreas suficientes para plantear un desarrollo urbanístico sostenido que evite la especulación', reitera. Lo único seguro es que si finalmente Madrid es elegida, la zona este de la capital empezará a tomar valor.

Juegos. Instalaciones deportivas de vanguardia para la celebración

Anillo olímpico. Son 1.208.000 metros cuadrados de superficie en los que se asienta el Estadio de Madrid y, en un futuro, lo hará el Centro Acuático, el Pabellón de Deportes, una pista de atletismo con zona de calentamiento y de lanzamiento, un velódromo y un complejo hotelero anexo. Una zona verde de 400.000 metros cuadrados rodeará todo el perímetro.

Centro Acuático. Diseñado por el arquitecto Juan José Medina, consistirá en un edificio transparente con tres cajas de cristal. La principal se abrirá, como referencia al agua, a través de la cubierta, que se deslizará como una tapa. Ocupará 22.000 metros cuadrados de los 1.241.000 metros que tendrá en total el Parque Olímpico.

Caja Mágica. No estará en la Villa Olímpica, sino en la zona oeste de Madrid. Será el edificio que albergue las competiciones de tenis, y se construirá a base de acero, madera y vidrio. El espacio albergará tres pistas y sus graderíos tendrán capacidad para 15.000, 5.000 y 3.000 espectadores respectivamente.

Rockódromo. La última fase de su remodelación está a punto de acabar. Será el pabellón de usos múltiples más grande de la ciudad, que podrá acoger conciertos musicales, actos deportivos y diversas ferias.