Resultados

Vodafone lanza su servicio de móvil UMTS en 22 ciudades

Vodafone tuvo ayer un día intenso. La compañía anunció la compra a minoritarios del capital que no está en sus manos de Japón, hizo oficial el lanzamiento de los servicios de voz sobre UMTS en España e Italia y presentó los resultados anuales. Y las cifras son una clara muestra de la estrategia de la compañía y la velocidad a la que se mueve. Los números, sin embargo, no gustaron al mercado. Las acciones de Vodafone cayeron un 4,5%, el mayor recorte en 16 meses.

A cierre de su ejercicio fiscal de 2004, el 31 de marzo, Vodafone presentaba un crecimiento de sus ingresos del 10%, hasta los 50.221 millones de euros. El incremento en el número de clientes y el mayor gasto realizado por ellos, gracias a la introducción de nuevos servicios, son los que han hecho posible el alza de las ventas.

Vodafone ha conjugado la subida en las ventas con una política de contención de costes, que le ha permitido aumentar los márgenes de rentabilidad, con un alza del Ebitda tanto proporcional -contando con las compañías que no gestiona- como por puesta en equivalencia superior al de los ingresos. Esta estrategia también ha tenido sus efectos en el flujo de caja libre, que se dispara un 65%, hasta 12.750 millones.

Pero el pasado y la agresiva política de crecimiento de Vodafone siguen pasando factura en las cuentas. La operadora ha logrado reducir un 8% sus pérdidas, pero aún así están en 13.490,9 millones de euros, lo que convierte al líder mundial de móvil en la única empresa de telecomunicaciones entre las grandes europeas que sigue teniendo números rojos en la última línea de la cuenta de resultados.

Fondo de comercio

Para encontrar al causante de tamañas pérdidas no hay que ir muy lejos. Los resultados operativos de Vodafone marchan a buen ritmo, pero la amortización del inmenso fondo de comercio de la operadora es un lastre imposible de batir.

En sólo un año y sin limpiezas extraordinarias, Vodafone ha amortizado de forma lineal 22.757 millones de euros de fondo de comercio, fruto de adquisiciones tan sonadas como Mannesmann o AirTouch.

Para compensar el efecto de las pérdidas, Vodafone anunció un aumento del dividendo hasta 1,08 peniques por acción, el 20% más, y del programa de recompra de acciones. La operadora adquirirá hasta 4.500 millones de títulos propios.