Divisas

La moneda única, al filo de los 1,19 dólares por las dudas económicas

El euro ha perdido durante la jornada de hoy la marca de los 1,19 dólares, hasta tocar un mínimo de 1,1899, debilitado por las dudas en la recuperación económica en Alemania y la caída de la confianza inversora en ese país.

El retroceso experimentado hoy por la moneda única en su cambio frente al billete verde, del 1%, responde a las especulaciones paralelas en el mercado de una posible bajada de tipos en la zona euro. Los expertos calculan que la divisa comunitaria se cambie hasta mañana por la tarde entre 1,1850 y 1,2050 dólares.

Los expertos del Centro de Investigación Económica Europea (ZEW), cuyo índice presagia lo que hará el prestigioso IFO alemán, cuestionan el mantenimiento de la recuperación del PIB en la primera economía europea, tras el letargo y la recesión sufridos en 2003.

Ello ha conllevado la cuarta caída consecutiva del indicador en abril, con un índice de confianza inversora que retrocedió de 57,6 puntos el mes anterior a los 49,7 más recientes. La lectura refleja el nivel más bajo de confianza desde julio del pasado año. El índice ZEW también retrocedió en la zona euro el mes pasado, por segundo mes consecutivo, a 59,1 puntos, frente a los 64,3 puntos de marzo.

Por ende, la moneda única se tambaleó durante la mañana en Francfort con una banda de fluctuación de la divisa de entre 1,1899 y 1,2012 dólares. Por la tarde, hacia las 16.00 horas, conquistaba los 1,19, nada más publicarse las optimistas previsiones de Reuters para las economías del G-7, que confirman un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense del 4,7%.

De hecho, desde hace tres semanas la fortaleza de las cifras macroeconómicas dadas a conocer en EE UU y la subida de la inflación han despertado conjeturas sobre una subida de los tipos de interés, actualmente en mínimos de cincuenta años, antes de lo previsto.

En el área de la moneda única, por el contrario, los expertos consultados por Reuters no advierten señales de que una recuperación incierta éste motivando nuevas contrataciones en las compañías. La tasa de desempleo del bloque languidece en el 8,8% desde marzo de 2003 e inhibe el consumo de los particulares. Con todo, para Alemania prevén una mejora económica del 1,5%, dos décimas menos que la que estiman colocará a Francia como motor europeo este año.