Terminal 4

Iberia tilda de "cacicada" a favor de Spanair el reparto de AENA en Barajas

La distribución de compañías aéreas en el aeropuerto de Madrid-Barajas decidida por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) es "fruto de una cacicada" de este organismo a favor del copropietario de Marsans y presidente de Spanair, Gonzalo Pascual, aseguró hoy el director general de Iberia, Enrique Donaire.

Uno de los ejes argumentales de AENA para obligar a Iberia y sus socias en Oneworld, entre ellas British Airways y American Airlines, a compartir el nuevo edificio terminal T4 de Barajas con Spanair y sus aliadas en Star Alliance, entre ellas Lufhtansa, fue que el reparto decidido el 30 de junio de 2003 obedece a una asignación racional de espacios en función de alianzas y no de compañías.

Iberia refuta la tesis e insiste en que se trata de una "decisión a todas luces injusta", adoptada por el organismo dependiente del Ministerio de Fomento, dirigido hasta esta semana por Francisco Álvarez Cascos. "Es una cacicada porque de otra manera no se entiende que estén en este terminal otras empresas que nada tienen que ver con una alianza y que, eso sí, pertenecen al grupo Pascual, como son Aerolíneas Argentinas y Air Plus Comet", esgrimió Donaire. El director general de Iberia exhortó así al presidente de Spanair a "explicar por qué recibe un trato de favor, a todas luces desmesurado".

En este sentido, Donaire recordó que las infraestructuras aeroportuarias son financiadas por las compañías aéreas y los clientes que transportan vía pago de tasas y servicios, frente a otras infraestructuras de transporte, que se financian a través de los Presupuestos Generales del Estado. "Iberia pagó el año pasado casi 500 millones por este concepto, lo que equivale a todo nuestro beneficio de los últimos cuatro años", afirmó Donaire.

Reunión con Magdalena Álvarez

Iberia ya ha solicitado a la sucesora de Alvarez Cascos en el Ministerio de Fomento, Magdalena Álvarez, una reunión para abordar este asunto. Asimismo, y ya en la vía judicial, la aerolínea interpondrá la próxima semana un recurso ante el Juzgado Central de lo Contencioso-administrativo, en el que solicitará la suspensión cautelar del reparto de terminales del nuevo Barajas.

La compañía basará los argumentos de derecho de su recurso en el carácter "lesivo y discriminatorio" de la decisión de Aena y en las "ventajas injustificables" que ha dispensado a otras compañías. "Las respuestas que nos ha dado la anterior administración no nos ha dejado opción a elegir", explicó Donaire. "Aena ni tan siquiera ha contestado a nuestros requerimientos sobre la calidad de servicios que vamos a prestar, sólo nos han respondido al 20% de esos requerimientos y, por supuesto, a los menos importantes", añadió.