Inversión

El cambio de Gobierno paraliza a las gestoras de fondos

El cambio de Gobierno ha retrasado sine díe la aprobación del reglamento que desarrolla la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva, obligando a muchas gestoras a detener proyectos que tenían en marcha al calor de la nueva legislación. Inverco, la patronal del sector, está preparando un documento explicativo para orientar a sus asociados.

La situación es realmente anómala, porque existe una ley que entró en vigor el pasado 5 de febrero, pero no existe un reglamento que la desarrolle, y que debe concretar una gran cantidad de aspectos sobre el futuro legislativo del sector de la inversión colectiva.

El problema es que el cambio de Gobierno tras las elecciones del 14 de marzo ha paralizado la tramitación del reglamento, que debía estar ahora en fase de consulta pública. Los gestores dan por hecho que el texto no saldrá antes del verano que viene, habida cuenta de que todavía no ha tenido lugar ni siquiera la sesión de investidura de José Luis Rodríguez Zapatero.

Las gestoras, conscientes de que la cosa va para largo, han decidido aparcar de momento muchos de los proyectos que habían comenzado a desarrollar al calor de la nueva ley, y a la espera de conocer su concreción reglamentaria.

La CNMV debe interpretar la nueva ley con el reglamento anterior

Entre los puntos más calientes se encuentran los fondos de gestión alternativa, cuyo desarrollo era uno de los aspectos más apetitosos para las gestoras.

Algunas entidades españolas reconocen que han ralentizado sus proyectos de creación de fondos novedosos, aunque no los han desechado. Muchas entidades extranjeras que tenían intención de clonar en España fondos de gestión alternativa a la venta en otros países han abortado de momento el proyecto.

En la presente situación, la nueva ley está desarrollada por el reglamento anterior. 'Si tu intención es lanzar un fondo de inversión que crees que se rige por la nueva ley, debes pedirle a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que te interprete la ley nueva con el reglamento anterior', señala el director de producto de una gestora extranjera.

Según explican en Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva, el reglamento actual sigue vigente en todos aquellos aspectos que no contradigan a la nueva ley, pero los aspectos 'más novedosos' no podrán desarrollarse hasta que no se apruebe el nuevo reglamento.

La comisión permanente de Inverco se ha reunido con la CNMV para analizar la situación e interpretar el marco legal vigente. La patronal de las gestoras está elaborando un documento que contará con el visto bueno del regulador y en el que se especificará qué se puede hacer y qué no se puede en la situación actual.

Paciencia parece ser la consigna en el sector. 'Lo único que podemos hacer es esperar', reconocen en una gestora española. 'Se intuye por dónde van a ir los tiros, pero hay que conocer dónde se van a poner los límites, si se va a permitir más o menos'.

En Inverco afirman que ni siquiera les ha llegado un borrador del reglamento, con lo que los límites que pensaba fijar el Partido Popular son una incógnita.

'Hedge funds' y Sicav, los puntos más conflictivos

Existen multitud de aspectos que la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva deja para su desarrollo reglamentario, pero hay algunos que son especialmente sensibles para las gestoras, como el de los hedge funds y el de las Sicav. El desarrollo de una verdadera industria de fondos de gestión alternativa es una de las grandes reivindicaciones del sector al legislador. Aunque no se conoce el borrador del reglamento que preparaba el Gobierno en funciones, sí trascendió, de manos del secretario de Estado Luis de Guindos, que se iba a aprobar este tipo de productos, pero para inversores institucionales y grandes patrimonios.

Con respecto a las sociedades de inversión, antiguas Simcav, los bancos privados reconocen haber detenido la actividad de creación de instituciones nuevas hasta conocer el marco legal que fije el PSOE.

Uno de los temores del sector es que se toque la fiscalidad de estas sociedades que utilizan mayoritariamente los grandes patrimonios y que es del 1% en el impuesto de sociedades. De perder este privilegio, el vehículo de inversión perdería también su atractivo.

Algunas gestoras extranjeras reconocen que han detenido la actividad de promoción de sus instrumentos para fondos de fondos hasta que el reglamento especifique los límites máximos de inversión que podrán tener las carteras en una sola institución.

El uso de derivados, fondos de nuevos activos, la estructura de las comisiones o la asistencia de los fondos a las juntas de las compañías en que invierten son aspectos que han quedado en el tintero.