Presupuestos UE

El nuevo marco presupuestario estará cerrado en junio de 2005

Los líderes de la UE reafirmaron ayer que el acuerdo político sobre el próximo marco financiero de la Unión (2007-2013) debe lograrse en el Consejo Europeo de junio de 2005, bajo presidencia de turno de Luxemburgo.

De esta forma, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE ratifican el calendario existente, en contra de los países que preferían conseguir un retraso en su aprobación, como Reino Unido.

El Consejo Europeo considera positivo el comienzo de las conversaciones sobre el informe de la Comisión Europea sobre las perspectivas financieras 2007-2013, que deberían culminar con su aprobación en junio de 2005.

Por ello, 'invita' al Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) a que continúen con el estudio que ya ha iniciado el comité de representantes permanentes ante la UE -formado por los embajadores de los Estados miembros- sobre la propuesta de la Comisión.

El Ecofin, que discutirá las perspectivas financieras por primera vez en una reunión informal que celebrará la semana próxima en Irlanda, deberá 'preparar un informe analítico con tiempo suficiente antes del Consejo Europeo de junio de 2004', señalan las conclusiones de la cumbre.

Igualmente, el Consejo Europeo recuerda el calendario contemplado en el programa plurianual, cuyo objetivo es que se logre un acuerdo político sobre las nuevas perspectivas financieras en el Consejo de junio de 2005.

La propuesta de la Comisión Europea para el periodo 2007-2013 pretende mantener el techo de recursos actualmente a disposición de la Unión: 1,24% de la Renta Nacional Bruta (RNB) de los 25 miembros (27 a partir de 2007), aunque el umbral de pagos efectivos previstos se situará en el 1,14% de media.

Con esta decisión, la Comisión rechazó la petición de los seis principales contribuyentes netos -Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda, Suecia y Austria- que exigieron congelar previamente los gastos en el nivel del 1% de la RNB.

La propuesta supone que en 2013, la Unión podría disponer de un máximo de 158.450 millones (casi el 1,27% de la RNB), aunque el nivel de pagos quedaría en 143.100 millones (1,15%).