Participaciones preferentes

Fenosa crea una filial para emitir preferentes

El pasado 17 de febrero quedó constituida Unión Fenosa Preferentes, filial de la compañía eléctrica cuyo objeto social es 'la emisión de participaciones preferentes para su colocación en los mercados tanto nacionales como internacionales'. Se trata de la primera filial de este tipo creada por una empresa no financiera, tras la aprobación el pasado julio de la Ley sobre Movimiento de Capitales, Transacciones Exteriores y Prevención del Blanqueo de Dinero, que prohibía este tipo de operaciones en paraísos fiscales y permitía realizarlas desde España.

Esta norma incluía una regularización fiscal de carácter retroactivo para evitar un fuerte impacto sobre las cuentas de los emisores. Además, la Ley de Acompañamiento de los presupuestos de 2004 incluía incentivos también de tipo fiscal para el traslado de las filiales desde paraísos fiscales.

Sin embargo, en el caso de Fenosa la constitución de su nueva filial no presupone el traslado de la que tiene en el Estado de Delaware, Unión Fenosa Financial Services USA, desde la que emitió 609 millones de euros. El traslado es técnicamente complicado porque se trata de una emisión perpetua, aunque incluya una opción para ser cancelada a los 10 años. En la compañía eléctrica, cuyo consejero delegado es Honorato López Isla, señalan que la creación de esta filial es 'una consecuencia de la ley contra el blanqueo de capitales, que es muy rígida'. Y, aunque aseguran que no hay ningún incentivo, reconocen que 'ahora la regulación en España se ha igualado con la internacional y trabajar aquí simplifica los trámites y abarata los costes de infraestructura'.

Aunque a corto plazo no tiene intención de realizar ninguna emisión de preferentes, Unión Fenosa, quiere estar preparada, ya que la constitución de este tipo de sociedades lleva su tiempo (entre uno y dos meses). Sin embargo, su constitución presupone que la compañía podría lanzar alguna nueva emisión, quizá la última, 'de no más de 500 millones'.

Con la excepción de Iberdrola, que no ha realizado ninguna y no tiene 'ningún programa a corto plazo', según un portavoz, los dos grandes grupos del sector energético, Endesa y Repsol, mantienen importantes emisiones. Sin embargo, en ambos casos no han constituido filiales en España, porque no tienen intención de volver a recurrir a este tipo de instrumentos, según fuentes de las respectivas compañías.

La primera eléctrica española realizó en febrero de 2003 una emisión de preferentes de 1.500 millones de euros a través de su filial en Delaware, Endesa Capital Financie. La operación permitió a Endesa 'reforzar su estructura financiera, ampliando los recursos no exigibles', según la propia compañía. En Repsol también reconocen que las realizaron 'cuando la deuda estaba muy elevada, pues estas participaciones tienen consideración de estructura de capital'.

La petrolera ha realizado desde el año 1997 tres emisiones en las islas Caimán por un total de 3.575 millones de euros, a través de Repsol International Capital.

Un instrumento regulado

Bancos, cajas y algunas grandes compañías (Telefónica, Repsol, Endesa, Fenosa o Sol Meliá) han recurrido de forma masiva a las emisiones de preferentes para elevar sus recursos propios sin aumentar su capital. Uno de los atractivos de este sistema para las agencias de calificación es su condición de deuda perpetua. Además, los paraísos fiscales desde los que se ha actuado permitían la deducción del pago de intereses y a los clientes no había que practicarles la retención del 15% sobre el rendimiento obtenido.

La ley contra el blanqueo de capitales del mes de julio introdujo una amnistía fiscal y acababa con la prohibición de que se realizaran desde España. Además, el traslado a España de estas filiales, quedaría exento del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos, según la Ley de Acompañamiento.