EE UU

Greenspan propone recortar las pensiones para reducir el déficit

En la lucha contra el creciente déficit público, Alan Greenspan dijo ayer ante la Cámara de Representantes que es partidario de recortar los beneficios de la Seguridad Social para futuros pensionistas antes que subir los impuestos. El presidente de la Reserva Federal avisó que hay poco tiempo para actuar.

Greenspan reiteró, para dar más valor a sus palabras, que si no se pone freno al déficit, estimado para este año en unos 520.000 millones de dólares, la subida de tipos es un escenario de corto plazo. También repitió ayer su preferencia por atacar los números rojos con una rebaja sustancial en los gastos antes que con la subida de impuestos. Aun así, la propuesta del recorte de los beneficios de la seguridad social para futuros retirados fue toda una sorpresa. Greenspan añadió que ha de hacerse pronto, no sólo para aprovechar un momento de recuperación económica (que calificó de vigorosa a pesar del empleo), sino para que los afectados puedan empezar a tomar medidas alternativas. Específicamente dejó fuera de su propuesta de recortes a los que estén ya retirados o cerca de la jubilación. A punto de cumplir 78 años, Greenspan dijo que a partir de 2008 habrá un 'cambio demográfico dramático que supondrá enormes demandas de recursos que seremos incapaces de afrontar, si no se empieza a hacer algo'. El presidente de la Reserva recordó que en 2008 se jubilará la primera generación de los baby boomers y queda poco tiempo para hacer reformas.

Antes o después, 'o vamos a tener que hacer frente a más recortes de los beneficios' dijo el encargado de la política monetaria, que sugirió que había que aumentar la edad de jubilación (la actual está entre 62 y 67 años). 'El grado de incertidumbre sobre si tendremos los recursos' dijo que era 'sobrecogedor' por la imposibilidad de saber hasta dónde se dispararán los costes del medicare (el programa, recién reformado, de atención médica a la tercera edad).

Greenspan no quiso tampoco desestimar la posibilidad de subir los impuestos para hacer frente a estos gastos, pero dijo que ello añadiría riesgos al crecimiento de la economía 'de una forma que es difícil de estimar'. Por último, se mostró a favor de extender los recortes fiscales por sus efectos positivos.

Bush advierte que no debe haber cambios para los ya jubilados

La bomba soltada por Greenspan en el Capitolio llegó hasta el despacho oval donde George Bush tuvo que terciar sin ofrecer ni un sí ni un no al presidente de la Reserva. 'Los beneficios no deben ser modificados para quienes estén ya jubilados o cerca de estarlo'. El presidente recordó su compromiso de la anterior campaña de poner en marcha una cuenta de ahorro para la jubilación de los más jóvenes, y que aún no ha sido puesta en marcha. En el Congreso, algunos representantes dudaban de la efectividad de esta medida cuando en el país la tasa de ahorro está por debajo del 2%.