Reconstrucción de Irak

Fenosa y ACS consiguen el primer contrato en firme en Irak

El consorcio integrado por la estadounidense CH2MHill, Dragados y Soluziona ha logrado un contrato de 12,75 millones de dólares (unos 10 millones de euros) para construir una planta de generación eléctrica en Irak. Es el primer contrato para la reconstrucción de Irak que logran empresas españolas.

La estadounidense CH2MHill y las españolas Dragados, recientemente fusionada con ACS, y Soluziona, filial de Unión Fenosa, han sido contratadas para levantar una planta de generación eléctrica en Hadita, en el noroeste de Irak. El contrato, adjudicado por el Cuerpo de Ingenieros de la Armada de Estados Unidos, está valorado en 10 millones de euros.

Entre 20 y 30 empleados de las empresas españolas se trasladarán en breve a la zona para iniciar cuanto antes las obras, según fuentes conocedoras de la operación. Verano es la época de mayor consumo eléctrico en Irak y el ejército estadounidense pretende levantar nuevas plantas eléctricas y recuperar algunas otras en un plazo inferior a los cuatro meses.

La prisa de EE UU por lograr restablecer el funcionamiento de líneas eléctricas y plantas de generación se traducirá, indican las mismas fuentes, en nuevos contratos de obra en un breve plazo.

Unos 25 empleados se trasladarán a la zona para terminar las obras en mayo

ACS 23,33 2,82%

El contrato logrado por Dragados y Soluziona es el primero adjudicado directamente por el Ejército estadounidense a un consorcio con presencia europea para participar en la reconstrucción de Irak.

El grupo hispano-estadounidense fue seleccionado a principios de enero por el Cuerpo de Ingenieros de la Armada de EE UU junto a otros nueve consorcios para optar a posibles obras en 25 países dentro de un contrato marco por un mínimo de 500.000 dólares y un máximo de 1.500 millones de dólares.

La comunicación de dicha selección coincidió en el tiempo con la visita del presidente del Gobierno de España, José María Aznar, a EE UU. Por tanto, hasta el momento las compañías españolas no habían logrado ningún contrato concreto de obra, sino sólo la posibilidad o esperanza de lograrlo. Y no necesariamente en Irak, sino en un total de 25 países situados en África subsahariana y Asia central.

Esta vez, sí. Se trata de un contrato de reconstrucción concreto que se espera sea el primero de una larga serie. La organización del trabajo se realizará desde Kuwait. Las compañías implicadas ultiman la apertura de una oficina en el país para gestionar el trabajo que tenga que realizarse en Irak y en otros países cercanos. La zona en la que trabajarán las empresas españolas, como el resto del país, entraña peligros. El pasado mes de julio una explosión de un arsenal de municiones cercano a Hadita provocó la muerte de al menos 25 personas. En la región, explicaron entonces oficiales iraquíes, existen numerosos depósitos de explosivos y municiones que han sido abandonados.

Empresas españolas en un país en guerra

Dragados y Soluziona son las primeras que logran un contrato para la reconstrucción de Irak, aunque ha habido ya otros acuerdos y negocios con el país desde la invasión.

La segunda petrolera de España, Cepsa, firmó en noviembre de 2003 el mayor contrato de suministro de petróleo de una empresa española en Irak tras la guerra. La compañía acordó la compra de 12 millones de barriles en un periodo de seis meses. Repsol también ha efectuado compras de crudo a Irak, aunque en menor grado que antes de la guerra. El suministro del crudo iraquí se realiza en el puerto de Mina Bakr, en el Golfo Pérsico.

La empresa gallega Coren logró, en un concurso organizado por Cruz Roja, un contrato a finales de 2003 para enviar 17 millones de kilos de carne a Irak.

Así contrata el Ejército de EE UU

El acuerdo anunciado el pasado 14 de enero es un contrato marco denominado IDIQ, que responde a las siglas Indefinite Delivery / Indefinite Quantity. Una modalidad empleada por el Gobierno de EE UU para agilizar el desarrollo de proyectos. Las compañías seleccionadas en ese contrato marco optan a la posibilidad de realizar obras valoradas en una cantidad indeterminada dentro de unos límites mínimo y máximo. Pero nadie garantiza que vayan a llevarlas a cabo: en el caso de que las obras sean necesarias serán efectuadas por las empresas seleccionadas.

Qué garantiza el Cuerpo de Ingenieros de EE UU. En realidad, el contrato marco adjudicado por este organismo a 10 grupos, entre ellos el hispano-estadounidense, sólo garantiza el pago de 500.000 dólares.

Hasta dónde pueden llegar. Soluziona y Dragados, que poseen un 25% del consorcio, y CH2MHill, con un 50%, pueden lograr en los próximos años mandatos de obra valorados conjuntamente en 1.500 millones de dólares (cerca de 1.200 millones de euros).

Hasta dónde quieren llegar. Directivos de Soluziona insisten en que su objetivo es lograr los 1.200 millones en acuerdos. Sin embargo, lo habitual es que ningún consorcio alcance el techo máximo, según han explicado fuentes oficiales.

Qué duración tiene. Según informó el organismo estadounidense, el primer año los consorcios optan a contratos valorados en hasta 500 millones de dólares. Y optativamente a obras por 250 millones cada año en los cuatro siguientes. Cinco años en total.