Países emergentes

Lula cierra su gira por India con una llamada a la asociación del eje del Sur

Con una visita al Taj Mahal y un encuentro con empresarios en Bombay, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, concluyó hoy un viaje de cuatro días a la India, en el que ha propugnado la creación de un eje del Sur de países en desarrollo.

En Bombay, la última etapa del viaje del presidente brasileño a India, inauguró un Foro Empresarial India-Brasil, en el que criticó a las potencias desarrolladas y dijo que "dificultan" el avance de los países emergentes. "Los desarrollados demandan un mercado libre, pero sólo para ellos, y cuando los del Sur tratan de vender sus productos encuentran muchas dificultades", aseveró Lula. Por este motivo, afirmó que los países y empresarios del Sur deben asociarse y ser "más creativos" en sus planteamientos, para responder a los retos que les plantean los grandes gigantes como Estados Unidos y la Unión Europea.

Antes de llegar a Bombay, desde donde emprendieron viaje a Ginebra, Lula y su esposa, Marisa Leticia, habían visitado en la ciudad de Agra el mausoleo de mármol blanco del Taj Mahal, monumento emblemático construido en el siglo XVII por el monarca mongol Shah Yahan para honrar la memoria de su esposa, Mumtaj Mahal. Lula mostró su "enorme admiración" por el monumento y elogió el "espíritu" de un pueblo que ha preservado esta gran obra.

Acuerdo con Mercosur

El mandatario, invitado de honor en el Día de la República India, repitió su idea de "cambiar la geografía económica del planeta Tierra". Durante el viaje, Nueva Delhi ha firmado con Mercosur un Tratado de Comercio Preferencial, que una vez que se aprueben las listas de productos y entre en vigor convertirá a la zona sudamericana en su socio privilegiado. El ex presidente Eduardo Duhalde, representante permanente del Mercosur y parte de la comitiva, declaró que es "un acontecimiento para Mercosur". Para 2005, los intercambios entre Brasil y la India podrían alcanzar 5.000 millones de dólares y crecer a buen ritmo ritmo en los años siguientes, impulsados por el acuerdo.

Algunos medios de comunicación indios han elogiado el dinamismo de las propuestas de Lula. En un editorial, el periódico The Hindu critica al Gobierno indio por lo que considera "indefinición" de Nueva Delhi respecto a las propuestas y señala que "el país tiene mucho que ganar si responde más favorablemente a la iniciativa brasileña".