'Caso Parmalat'

La policía registra la sede de Standard & Poor's en Milán

La Policía italiana ha efectuado hoy un registro en la sede de la sucursal en Milán de la agencia estadounidense de calificación de riesgos Standard & Poor's en busca de documentos relacionados con la quiebra del grupo lácteo Parmalat. La Fiscalía sospecha que los analistas de esta empresa podrían haber retrasado de forma artificial la desclasificación de los títulos de Parmalat, antes del escándalo financiero que llevó a su quiebra.

S&P era la única agencia internacional que clasificaba los títulos y bonos de la multinacional italiana, y hasta el pasado 9 de diciembre no había advertido de ningún riesgo especial a los inversores. A partir de esa fecha la agencia situó a la empresa al borde de la insolvencia, al pasarla del nivel "B+" al "CC", después de que se demostrara la falta de liquidez de Parmalat.

Tras el registro un portavoz de S&P ha señalado que la agencia había sido "víctima de una estafa" debido a la "falsa información contable" recibida por el grupo alimentario. La operación policial ha tenido como objetivo requisar los documentos relacionados con el grupo. Ni la agencia ni sus responsables en Italia figuran como investigados por la Fiscalía, precisaron fuentes judiciales.

En las pasadas semanas la investigación del caso Parmalat ha llevado a registrar las sedes de otras filiales de sociedades de EE UU en Italia, como las del Citigroup y el banco de negocios Morgan Stanley, al tiempo que se han interrogado a directivos del Bank of America y del alemán Deutsche Bank.

14.000 millones de deuda

Ademñas, los investigadores han asegurado al diario Financial Times que no hay ¢ni rastro¢ de liquidez en las cuentas de la compañía. Por el contrario, calculan que la deuda podría elevarse hasta 14.000 millones de euros cuando sus unidades operativas valen entre 1.000 y 2.000 millones. Hasta ahora, los fiscales habían calculado las deudas del grupo en entre 10.000 y 13.000 millones. El grupo tenía un valor de mercado de 2.200 millones de euros en octubre antes de caer en una crisis tras la revelación de un enorme vacío contable. Según su balance, los activos de Parmalat valían unos 10.300 millones de euros.

El Financial Times señala que una fuente cercana a la investigación ha declarado: "No hay nada. Tal vez encontremos 500 o 1.000 millones de euros en algún lado, pero lo dudo¢. Según esta misma fuente, casi ninguna de las principales subsidiarias del grupo eran rentables y, estimando el total de las operaciones, el grupo vale entre 1.000 y 1.500 millones de euros "o hasta 2.000 millones de euros si Bondi [el gestor del grupo tras la intervención del Gobierno] se toma dos años para sanearla y la mejora considerablemente".

Enrico Bondi, experto en rescatar empresas, reemplazó como presidente ejecutivo de la compañía al fundador de Parmalat, Calisto Tanzi, que fue detenido en diciembre. Bajo las leyes italianas de bancarrota, Bondi debe presentar un plan para la firma en un plazo de seis meses.