Escándalo

Los fiscales de Parmalat llamarán a declarar a directivos del SCH

Los fiscales que llevan el caso Parmalat, el mayor escándalo corporativo europeo, han ampliado la investigación sobre el papel que algunas entidades financieras han jugado en el multimillonario fraude que ha llevado a la suspensión de pagos al primer grupo alimentario italiano.

El diario económico Il Sole 24 Ore informó el sábado que el SCH y el banco alemán Deutsche Bank van a ser investigados por su relación con el grupo alimentario. Concretamente, los fiscales buscan 250 millones de euros que habrían acabado en Malta tras pasar por una filial del SCH en las Islas Caimán. Los 250 millones desaparecieron en 2001, cuando una sociedad financiera brasileña perteneciente a Parmalat emitió obligaciones por 500 millones de euros, de los que la mitad se destinaron a cubrir gastos en Brasil. El resto fueron depositados en una filial del SCH en las Islas Caimán como garantía de un préstamo emitido por la entidad que preside Emilio Botín y a partir ahí, su rastro se difumina hasta su destino final en Malta.

La Justicia italiana, además, ha unido fuerzas con la estadounidense con el fin de investigar a fondo las operaciones de la empresa transalpina en los mercados financieros.

SANTANDER 2,60 -6,66%

De momento son ocho los detenidos tras descubrirse un agujero de 10.000 millones de euros en las cuentas de la compañía. Calisto Tanzi, fundador del grupo y encarcelado desde el pasado fin de semana, ha puesto a disposición de los nuevos gestores su patrimonio.

Mientras, el equipo encargado del reflotamiento negocia nuevos fondos para poder afrontar los pagos de las nóminas y a los proveedores.