Revolución en la banca mediana

El Sabadell ampliará capital en 1.200 millones de euros para comprar el Atlántico

La fusión entre el Banco Sabadell y el Banco Atlántico se llevará a cabo de manera definitiva a finales del 2004, según avanzó hoy el presidente del Sabadell, José Oliú, quien aseguró que aún no se ha decidido si el nuevo grupo bancario hará desaparecer la marca Atlántico.

La adquisición del Banco Atlántico por parte del Sabadell, a través de una Oferta Pública de Adquisición (OPA) del cien por cien de sus acciones, obligará a la entidad presidida por Oliú a acometer una ampliación de capital de 1.200 millones de euros, que previsiblemente se ejecutará a principios del próximo mes de marzo.

Esta ampliación de capital permitirá sufragar los gastos de la OPA, que como máximo le costará al Sabadell 1.500 millones de euros, el valor que se ha fijado para la totalidad de las acciones del Atlántico.

Aunque Oliú eludió explicar las características de la ampliación, sí adelantó que permitirá incrementar sustancialmente la liquidez del valor en bolsa y dar entrada a nuevos inversores, con el objetivo a corto plazo de entrar a formar parte del Ibex-35, como BBVA, Santander, Popular, Banesto o Bankinter.

Suspensión en bolsa

Los títulos de ambas entidades han permanecido suspendidas de cotización durante toda la mañana, hasta que la CNMV ha levantado dicha suspensión a las 15:30 horas. En su vuelta al parqué, ambos valores han registrado ligeras pérdidas.

El Sabadell tiene previsto celebrar en la última semana de enero una Junta Extraordinaria de Accionistas para aprobar la ampliación de capital, y obtener en febrero la aprobación del Banco de España, la Dirección General de Seguros, el Servicio de Defensa de la Competencia y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por tanto, el plazo para acudir a la ampliación de capital del Sabadell, es decir, para comprar acciones del banco de Oliú, y, a su vez, para aceptar la OPA sobre los títulos del Atlántico tendrá lugar entre febrero y marzo.

Arab Banking Corporation (ABC) -propietario del 68,5 por ciento del capital- seguirá gestionando el Atlántico hasta el 15 de marzo pero con la supervisión del Sabadell, que a partir de esa fecha tomará posesión de su nueva filial.

En todo caso, el Atlántico funcionará como una unidad independiente y autónoma hasta final de 2004, cuando se ejecutará la fusión legal, en tanto que la integración de ambas entidades se acometerá en el primer trimestre de 2005.

Oliú defendió el precio de 1.500 millones que la entidad pagará en esta compra y aseguró que no han aumentado esta cifra en los últimos días para ser los ganadores de la puja frente a Caixa Geral de Depósitos o la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

El presidente del Sabadell argumentó que por el negocio del Atlántico abonarán únicamente 525 millones de euros, si se tiene en cuenta que la fusión les aportará un ahorro de 600 millones por las sinergias de ambas entidades y que su nueva filial tiene un exceso de capital de 175 millones y unas plusvalías inmobiliarias latentes de 200 millones.

La integración permitirá mantener el empleo en ambas entidades, aseguró Oliú, quien reconoció, no obstante, que la elevada edad media de los empleados del Atlántico permitirá hacer un "ajuste" donde se produzcan "redundancias".

Oliú se mostró satisfecho con la consolidación del Sabadell en la cuarta posición en el mapa bancario español y aseguró que no contemplaría nuevas oportunidades de compra hasta pasado el 2006 "aunque las hubiera", porque "nos vamos a centrar en la integración, en la rentabilización en la operación y en el crecimiento del beneficio por acción".

La nueva entidad se situará por detrás del Grupo Santander, el BBVA y el Popular, y muy por delante de Bankinter, con unos activos de 38.063 millones de euros, un volumen de créditos de 29.046 millones y con 23.501 millones en depósitos.

Estas cifras, según Oliú, suponen el 6,81 por ciento de cuota de mercado en la banca y del 3,3 por ciento del conjunto del sistema financiero español.

El presidente del Sabadell destacó la complementariedad de ambas entidades y la aportación del Atlántico para ganar presencia en todas las Autonomías españolas y reducir, por tanto, el fuerte peso del negocio de Cataluña y Asturias.

También valoró la plataforma tecnológica de su nueva filial, al contrario que sus niveles de morosidad, que triplican los del Sabadell y que éste pretende reducir cuanto antes.

La operación generará al Sabadell un fondo de comercio -diferencia entre precio pagado y valor en libros- de 856 millones de euros.