Irak

Washington consigue que Alemania y Francia condonen parte de la deuda de Irak

El enviado especial de Estados Unidos, James Baker, y el presidente francés, Jacques Chirac, encontraron ayer un punto en el que estar de acuerdo en medio de las tensiones bilaterales creadas por la guerra y la reconstrucción en Irak al pedir que se condone la deuda de este país.

'Estamos de acuerdo en que es importante reducir esa deuda', dijo Baker tras reunirse con Chirac. 'Nos gustaría hacerlo en 2004 dentro del mecanismo del Club de París'.

Horas después, Baker se entrevistó con el canciller alemán, Gerhard Schröder, quien en un comunicado anunció que 'Alemania y EE UU están de acuerdo en que la solución de la cuestión de al deuda es esencial para la reconstrucción de Irak'.

París y Berlín fueron las dos primeras paradas de una gira que también llevará a Baker a Reino Unido, Rusia e Italia con el objetivo de que el Club de París, que aglutina a 19 países acreedores, condone la deuda de Irak.

El Club de París es acreedor de unos 40.000 millones de dólares de los 120.000 millones en los que se estima la deuda contraída por Irak. Francia es el mayor acreedor y el ministro de Exteriores, Dominique de Villepin, anunció el lunes que prevé condonar parte de la deuda el próximo año.

'Los Gobiernos de EE UU y Francia quieren reducir el cargo de la deuda de Irak para que la gente pueda tener libertad y prosperidad', señaló Baker tras su entrevista con Chirac.

Chirac no hizo declaraciones tras el encuentro, pero De Villepin aclaró que antes de que se acuerde una condonación de la deuda debe producirse el traspaso de la soberanía del país a un Ejecutivo iraquí. 'Debe hacerse bajo los auspicios del Fondo Monetario Internacional y cuando un Gobierno soberano esté instalado.

No hubo referencia alguna a los contratos de reconstrucción, de los que Francia, al igual que Rusia y Alemania, han quedado excluidos por la Administración estadounidense. No obstante, el portavoz de la Casa Blanca, Scott Mc Clellan, señaló que EE UU 'aprecia los compromisos que han hecho para reestructurar y reducir la deuda' y anunció que EE UU, también 'hará su parte'.