Presupuesto de la UE

La guerra presupuestaria de la UE amenaza las ayudas a España

Seis de los principales contribuyentes del presupuesto comunitario (Alemania, Reino Unido, Holanda, Francia, Suecia y Austria) exigieron anteayer a la Comisión Europea el recorte del techo presupuestario de la UE fijado ahora en el 1,27%. 'El gasto medio durante el próximo periodo financiero a partir de 2007 no debe exceder el 1% del PIB', afirman por escrito esos países.

Todos ellos añaden que 'el gasto de la UE debe suponer un auténtico valor añadido y aspirar más activamente a transformar la Unión en la zona más competitiva e innovadora del mundo'. Esa nueva prioridad deja en segundo plano la política estructural y de cohesión que sólo en 2002 reportó a España 8.833 millones de euros. El nuevo objetivo, en cambio, obligará a Bruselas a concentrar el gasto en partidas como I+D, educación o formación continua, a las cuales sólo se dedica ahora el 6,5% (unos 6.000 millones de euros para 15 Estados) del presupuesto anual.

España apenas capta el 6,4% de esas partidas, en las que Alemania (con el 22%), Francia (12%) y Reino Unido (11,7%) demuestran mayor capacidad de absorción. La más que previsible reducción de subsidios para infraestructuras se agrava en el caso de España por la pérdida del fondo de cohesión, reservado a los países cuya renta per cápita no alcance el 90% de la comunitaria. España, que recibe más de 2.000 millones de euros al año con cargo a ese fondo, superará el umbral antes de 2007.

Los principales contribuyentes quieren más I+D y formación continua

Prodi pregunta qué gastos reducir

La petición de recortes en el gasto comunitario no ha caído muy bien en Bruselas. El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, instó ayer a los seis líderes europeos que han exigido la congelación del presupuesto de la UE a que aclaren a los ciudadanos 'qué gastos quieren suprimir'. Prodi reclamó 'cautela' a la hora de 'mezclar con el debate institucional argumentos que no son pertinentes'.

'Por ello', añadió que 'todos los que quieren ver reducida la capacidad de gasto de la Unión deben al mismo tiempo asumir la responsabilidad de dar cuenta de qué sectores pretenden suprimir del presupuesto y sustraerlos a la responsabilidad de la UE'.

Desde España, el secretario de Estado de Presupuestos (Ministerio de Hacienda), Ricardo Martínez Rico, consideró 'incongruente' la postura de los que, como Francia y Alemania, pretenden recortar recursos, y a la vez son 'máximos impulsores de una Europa ampliada y de fondos estructurales para su desarrollo', informa Bernardo Díaz.