Informe

España, el país de la eurozona en el que más se encareció la vivienda en 2002

Los precios de la vivienda en España se incrementaron el año pasado como en ningún otro país de la eurozona y por encima de la media de subida en ese capítulo, según ha indicado hoy el BCE en su boletín mensual. España, Irlanda, Holanda, Francia y Grecia padecieron un encarecimiento superior al porcentaje medio de los precios de la vivienda entre 1999 y 2002, pero España fue el país con el diferencial más amplio.

El informe adquiere especial relevancia en un momento en el que las principales instituciones económicas y sociales españolas no cesan de alertar de la carestía de la vivienda. A principios de mes, el INE la tildó de "desorbitada" y aludió al feroz endeudamiento que genera, especialmente en generaciones en edades de emancipación y múltiples problemas. Para el titular de Economía, Rodrigo Rato, ese lastre que pesa en todos se concreta en un 26% del sueldo de los jóvenes y "sólo un 19%" si la compra se comparte con la pareja. Hoy, poco antes de difundir el Banco su estudio, el Consejo de la Juventud pedía al ministro una rectificación urgente.

Comparativa

El gráfico que muestra las diferencias de los cambios de precios de la vivienda en propiedad en los doce países del área en 2002 va desde la subida media de casi el 10% en España hasta un 8% negativo en Austria. Según los datos disponibles para el primer trimestre de 2003, los precios de casas y pisos subieron con fuerza, alrededor del 7%, al igual que en los cuatro últimos años, frente al 1,5% entre 1994 y 1998.

El banco emisor admite que hay factores específicos a cada país que afectan en la evolución de sus precios, pero también características comunes a la zona, como tipos de interés relativamente bajos a partir de 1998 y posibles traspasos de bolsa a propiedad residencial en las inversiones entre 2000 y 2002, por la crisis de la renta variable.

En el caso de España, Grecia, Irlanda y Portugal, el bajo nivel de tipos adquirido con su entrada en la Unión Monetaria en 1999 estimula la compra de vivienda. No así en los demás, donde el efecto fue marginal, como en Austria y Alemania donde los precios han bajado desde esa fecha.