Contratos

EE UU excluye de la reconstrucción iraquí a los países que se opusieron a la guerra

Estados Unidos ha vetado la participación de empresas de naciones opuestas a la guerra de Irak en licitaciones de contratos por valor de 18.600 millones de dólares para la reconstrucción, según ha anunciado esta madrugada el subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, quien atribuyó la decisión a razones de seguridad.

Los proyectos, que ascienden a 26, van desde el equipamiento para el nuevo ejército iraquí, a la construcción de carreteras e instalaciones petrolíferas, o la creación de infraestructuradas de comunicación y redes de suministro eléctrico y de agua.

"Es necesario para la protección de los intereses esenciales de seguridad de EEUU limitar la competencia por los contratos principales (...) a compañías de EEUU, Irak, miembros de la coalición y naciones que contribuyeron con fuerzas" en ese país, dijo en una orden emitida el viernes y difundida hoy.

Previsible descontento

La noticia ha provocado el descontento de Alemania, que sin lugar a dudas compartirán Francia y Rusia, los principales afectados según fuentes diplomáticas, y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que, en marzo, se opuso firmemente a la intervención bélica y unilateral de EE UU para derrocar al régimen de Sadam Husein. Otros aliados de la OTAN podrían rebelarse contra la medida de aparente castigo, según coinciden en destacar los principales medios de comunicación.

Berlín ha calificado de "no aceptable" la exclusión, que vulnera "el espíritu del acuerdo de Naciones Unidas" de "mirar hacia el futuro y no al pasado", en palabras del portavoz gubernamental Bela Anda. El ministro alemán de Exteriores Joschka Fischer afirmó que el Gobierno había acogido con "asombro" la noticia, que Washington no ha comunicado aún oficialmente. Su colega ruso Igor Ivanov fue menos explícito y señaló que las únicas declaraciones válidas son las que haga el presidente de EEUU, y "éste siempre ha dicho que la presencia estadounidense en Irak es provisional y que serán los iraquíes los que deban decidir sobre sus recursos naturales".

Desde la Comisión Europea, informa Bloomberg, su portavoz Arancha González ha asegurado hoy que la decisión de Washington problemente vulnera las leyes de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Por eso, Bruselas estaría examinando cuidadosamente cada uno de los 26 proyectos vetados, para intentar demostrar que, efectivamente, incumplen la normativa internacional. Para González, en cualquier caso, no está claro que las restricciones puedan ampararse bajo el paraguas de la seguridad.

"Limitar la competencia por los contratos principales alentará un aumento de la cooperación internacional en Irak y en los futuros esfuerzos", explicó, por su parte, el funcionario estadounidense.

Por el contrario, la lista de admitidos incluye a los aliados en la guerra, como han sido España, Gran Bretaña, Polonia, Japón, Noruega, Turquía, Jordania, Egipto, Corea del Sur, Filipinas, Rumanía y Arabia Saudí.

Tras terminar el conflicto con el derrocamiento de Sadam, el secretario de Estado, Colin Powell, no tardó en amenazar a Francia y otros países con las "consecuencias" que traerían sus esfuerzos por intentar impedir la guerra.

Aznar se queda fuera de una reunión previa a la cumbre de la UE

Según publica hoy The Daily Telegraph, el primer ministro británico, Tony Blair, el canciller alemán, Gerhard Schröder, y el presidente francés, Jacques Chirac, se reunirán este viernes antes de la trascendental cumbre sobre el reparto de poder en la Constitución europea. José María Aznar no estará en la reunión. Downing Street no confirma ni descarta ese encuentro, que -sostiene el diario- aprovechará Blair para intentar convencer a París y Berlín de no avanzar en una Europa de dos velocidades si no hubiese acuerdo en la Cumbre. El reparto de poder es el principal escollo, pues España y Polonia se oponen al voto por "doble mayoría" que defienden Berlín, París y Roma, y abogan por la fórmula del Tratado de Niza.