Estructura

La compañía reduce su número de divisiones y de altos directivos

César Alierta ha culminado una reestructuración que comenzó a perfilar hace meses y que deja a Telefónica con uno de los organigramas más sencillos que la operadora ha tenido en su historia. El nuevo dibujo comenzó a perfilarse a finales de septiembre, cuando el consejero delegado, Fernando Abril, anunció su dimisión por sorpresa, pero ahora queda definitivamente terminado.

La mayor novedad de la reforma anunciada ayer es la reducción de directivos en el primer nivel del organigrama de Telefónica.

De la presidencia dependían directamente hasta la fecha la secretaría general, cinco direcciones y dos filiales, Terra y TPI.

'Terra será la responsable de los contenidos para móvil e Internet'

TELEFÓNICA 4,29 0,09%

Tras la reorganización, César Alierta mantiene una estructura de apoyo bajo su responsabilidad directa en la que se integran la secretaría general que encabeza Antonio Alonso Ureba; la dirección de comunicación corporativa, que pasa a dirigir Luis Abril, y la dirección de auditoría y recursos directivos, al frente de la cual se ha puesto a Calixto Ríos.

Terra y TPI, que dependían directamente de Alierta, se integran en la estructura operativa de la empresa.

Con intención de ofrecer una localización orgánica razonable a aquellas actividades o empresas que, en el marco de la últimas redefiniciones estratégicas de la operadora, han quedado descolgadas, Alierta ha creado una cuarta división operativa que se denominará Filiales.

Al frente de esta nueva estructura se ha colocado a un histórico de la compañía, Guillermo Fernández Vidal, quien ha ocupado las más variadas responsabilidades con distintos presidentes. En la división de Filiales se ha integrado TPI, la compañía que gestiona el negocio de guías telefónicas de la operadora. También se da cobijo a Endemol, con Joaquim Agut como nuevo presidente.

Esta empresa, líder mundial en la creación de formatos y producción de programas para la televisión, había quedado sin un encuadre claro una vez que Telefónica ha terminado de desprenderse de todos sus negocios en el área de los medios de comunicación.

La tercera filial incluida dentro de esta división es la de Contenidos. Esta actividad, hasta la fecha, era responsabilidad una dirección de contenidos que dependía directamente de la presidencia de la operadora. A su cargo estaba Kim Faura.

Tras la reorganización, la empresa de contenidos pasa a ser dirigida por Luis Blasco, ex presidente de Antena 3. A partir de ahora tendrá encomendada la gestión de los derechos y actividades relacionadas con contenidos audiovisuales cuya difusión se realice a través de la televisión.

Entretenimiento

La gestión de los derechos o producciones de entretenimiento o de diseño de servicios multimedia cuya forma natural de difusión se realice a través de Internet o de los nuevos dispositivos electrónicos vinculados a la telefónica móvil GPRS o UMTS será responsabilidad de Terra, según fuentes de la empresa. Para dirigir esta filial se ha designado a Kim Faura, quien era responsable de contenidos de la operadora.

La empresa del grupo Telefónica para el servicio de centros de llamadas, Atento, no ha sido finalmente vinculada a la división de Filiales, sino que ha quedado en la dirección de recursos que encabeza Alberto Horcajo. Esta organización depende, a su vez, de una de las dos direcciones horizontales; la de finanzas y recursos compartidos. Atento estará ahora dirigida por el propio Alberto Horcajo, quien refuerza su presencia en el nuevo organigrama.

Nueva gestión Cambios clave

Presidencia

Durante las últimas semanas se han escuchado voces que defendían la designación de un segundo de a bordo en Telefónica que cubriera el hueco de consejero delegado que dejó Abril.

Alierta ha preferido mantener un sistema de decisión presidencialista.

Comunicación

Luis Abril tendrá un mayor peso en la empresa, pues cae bajo su responsabilidad la comunicación corporativa. Hasta la fecha había participado en importantes negociaciones.

Calixto Ríos pasa a dirigir el área de auditoría y recursos directivos.

Medios

La reestructuración reflejó ya desde septiembre la salida de Telefónica del mundo de los medios de comunicación, cuyo último hito ha sido la venta de Antena 3.

La gestión de los últimos intereses en esta actividad se realiza desde la filial de Contenidos.

Latinoamérica

El nuevo organigrama de la operadora transforma la hasta ahora Telefónica Internacional en Telefónica Latinoamérica. El negocio internacional de la teleco se centra, por tanto, en la telefonía fija en esa región, una vez que el negocio europeo de móviles se integrara en Telefónica Móviles.

Un grupo con tres pilares operativas

La nueva Telefónica tendrá tres divisiones operativas de funcionamiento vertical. Dos de estas divisiones se encargarán del negocio de telefonía fija del grupo; una en España, dirigida por Julio Linares, y otra en Latinoamérica, encabezada por José María Álvarez Pallete.

La tercera estará dedicada a los negocios de telefonía móvil de la operadora en España y a nivel internacional, cuyo primer ejecutivo es Antonio Viana Baptista.

Para apoyar la operatividad de estas tres divisiones se consolidan dos direcciones de carácter horizontal. La primera, de desarrollo, planificación y regulación, está dirigida por Luis Lada, uno de los directivos con mayor carisma dentro de la empresa. La segunda estructura horizontal es la de finanzas y recursos compartidos -dirigida por Santiago Fernández Valbuena y con Alberto Horcajo como figura emergente-, que tendrá competencias en recursos humanos, compras, sistemas, logística y negocio inmobiliario.

Los cinco ejecutivos que se mantienen al frente de estas cinco estructuras básicas del grupo Telefónica se convierten en la auténtica guardia pretoriana de César Alierta. Fuentes conocedoras de la gestación de la reorganización de la empresa han señalado que Alierta ha reforzado de forma consciente el carácter presidencialista de la gestión de la empresa en la nueva estructura.