Reacciones

China, Japón y la UE felicitan a Washington por eliminar los aranceles al acero

El presidente George W. Bush eliminó ayer los polémicos aranceles de EE UU al acero, 16 meses antes de lo programado, evitando una guerra comercial con Europa y exponiéndose a la factura política que pueda pasarle en las elecciones del año que viene. La Organización Mundial del Comercio (OMC) manifestó su oposición a la medida y autorizó a la UE a imponer las sanciones respectivas.

La decisión de Bush decepcionará a los productores del país y al sindicato United Steelworkers of America, que representa a casi un millón de trabajadores siderúrgicos activos y retirados. Frente a la cólera de los estados de Ohio, Pensilvania y West Virginia, bastiones de las siderúrgicas estadounidenses, se manifiesta hoy la satisfacción de los muchos gobiernos afectados.

La Unión Europea (UE) se apresuró a anunciar de inmediato que suspenderá las posibles represalias comerciales y su comisario de Comercio, Pascal Lamy, prometió que la Unión eliminará sus propias medidas de salvaguarda para bloquear el ingreso del acero de terceros países. Por su parte, el Gobierno japonés ha felicitado hoy a Washington por su decisión. Lo mismo aseguró un portavoz del ministerio chino de Comercio, Chong Quan, a través de un comunicado: "La parte china recibe con agrado la decisión estadounidense".