Prioridades

Rajoy promete a las empresas una profunda reforma laboral

Los mandamientos económicos que el secretario general del PP, Mariano Rajoy, expuso ayer ante algunos de los más importantes empresarios y financieros del país se resumen en dos: encauzar la economía española hacia el pleno empleo y coronar el modelo impositivo aplicado por José María Aznar desde 1996 con una nueva reforma del impuesto sobre la renta que incentive el ahorro y la inversión.

Con estos dos objetivos en el frontispicio de su proyecto económico, Rajoy prometió ayer que en caso de que gane las elecciones de marzo convocará en su primera semana de gobierno a empresarios y sindicatos para encauzar una nueva reforma laboral que perseguirá la mejora de las modalidades de contratación para combatir la temporalidad, la modernización de la negociación colectiva y jornadas laborales más flexibles para conciliarlas con la vida familiar. El proceso de diálogo social que prometió emprender será, en palabras del candidato del PP, 'amplio y ambicioso' y situará a España 'de forma irreversible en el camino del pleno empleo, estable y de calidad', antes de 2010.

Incentivar el empleo femenino

La segunda ola de reformas que Rajoy garantizó ayer si gana las elecciones incorpora también una nueva rebaja selectiva de cotizaciones sociales encaminadas a incentivar, sobre todo, el empleo femenino. También entra en sus planes alimentar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social desde los casi 10.000 millones de euros actuales hasta los 24.000 millones al final de la legislatura, aproximadamente el 2,6% del producto interior bruto.

Esta políticas serán posibles, razonó Rajoy, gracias a un principio que considera inquebrantable, como es el de la estabilidad presupuestaria. Quien esperara del candidato del PP doctrina económica diferente o matizada a la que ha posibilitado la herencia que puede recibir en marzo, seguramente salió defraudado.

Desde su ingreso en la Unión Europea, resumió, España ha vivido dos ciclos expansivos con dos modelos económicos distintos. Uno de crecimiento rápido, asociado a fuertes desequilibrios que desencadenó una fuerte subida del paro hasta casi el 24%, y otro de estabilidad presupuestaria, que posibilitó la entrada en el euro.

El conferenciante se apuntó a este segundo modelo y mantuvo que 'con frecuencia pasa que quien iba bien se estanca por perder la tensión reformista'. ¿Se refería con ello al Gobierno de José María Aznar? ¿Tal vez a algún Ejecutivo autonómico? Sin resolver el acertijo, añadió: 'Ejemplos, próximos y remotos, seguro que están en la mente de todos. Y esto es lo que a toda costa tenemos que entender...'. Aplausos generalizados.

Mercados. Transparencia para aumentar la confianza

El candidato del PP opina que el sector público no es un buen productor de bienes y servicios y que debe concentrarse en las tareas de regulador y garante de las reglas de juego.

Tareas de supervisión Rajoy se propone garantizar el funcionamiento correcto de los mercados, pues 'es un reto clave de la política económica en el futuro'. La regla básica consistirá en el aumento de la transparencia en su funcionamiento para transmitir confianza a los inversores.

Consumidores La potenciación de las tareas de regulación y supervisión de los mercados tendrán también como objetivo, añadió Rajoy, la protección de los consumidores. Sin embargo, no hizo una sola alusión al principio de independencia de los organismos reguladores.

Investigación. Más inversiones para formación e I+D

Rajoy garantizó ayer que un Gobierno presidido por él invertirá en todas aquellas áreas que permitan aumentar el crecimiento económico.

Productividad El candidato del PP apostó por su aumento a través del crecimiento de las inversiones en formación e investigación y desarrollo. En su opinión, son también prioritarias las nuevas tecnologías de la información. El programa del PP incluirá ofertas concretas para la extensión de Internet de alta velocidad y la implantación efectiva de la televisión digital.

A la cabeza de la OCDE España puede conseguir este objetivo en indicadores educativos y de formación a la altura de 2010, dijo Rajoy. Este fue uno de los temas de conversación que mantuvo con uno de sus compañeros de mesa, el banquero Emilio Botín.

Impuestos. Reducción de tipos y estímulos al ahorro

Sobre el impuesto de la renta pivotará la nueva reforma fiscal prometida ayer por Rajoy en caso de una nueva victoria electoral del PP.

Reducción de tipos El programa económico incluirá una rebaja de los tipos máximo y mínimo del IRPF que Rajoy no concretó. 'No soy partidario de reducir tramos, sino de bajar los tipos', señaló el candidato.

Vivienda El secretario general del PP eludió precisar los incentivos fiscales que un hipotético Gobierno presidido por él aplicaría para el alquiler de vivienda. En todo caso, sí anunció que los cerebros del programa electoral trabajan en una tercera fórmula intermedia para acceder a una vivienda, que se diferenciará de la oferta que hay en el mercado libre y de la existente para las viviendas protegidas.

Una cita con la cúpula del mundo económico

Para el primer ensayo de discurso económico, Rajoy eligió en octubre la Fundación FAES. Ayer, en su segunda puesta de largo, se estrenó en un ambiente empresarial y financiero mucho más abierto y plural servido por The Wall Street Journal Europe y el Foro de la Nueva Economía. Con el fin de evitar agravios, al candidato del PP se le reservó una gran mesa rectangular. A su lado se sentaron Emilio Botín y Miguel Blesa, pero en ella también compartieron mantel, entre otros, César Alierta, Florentino Pérez, Juan Abelló, Fernando Fernández Tapias, Íñigo de Oriol, Carlos Pérez de Bricio, José Manuel Lara, José María Cuevas, Rodrigo Rato, Cristóbal Montoro, Javier Arenas, Eduardo Zaplana, Alberto Ruiz-Gallardón y la esposa del presidente del Gobierno, Ana Botella.

Al ágape no faltaron el presidente de La Caixa, Ricardo Fornesa, y el presidente del Instituto de Crédito Oficial, Ramón Aguirre, junto a los segundos escalones de los Ministerios de Economía y Hacienda, entre ellos Luis de Guindos y Estanislao Rodríguez-Ponga.

'Gallardón no ha sido presionado por nadie'

Echegoyen no cree que la apuesta de los grandes bancos por reforzar su cuota de mercado en España altere su negocioor