Balance

Bayer vuelve a 'números rojos' por la caída de las ventas y el difícil entorno

Bayer ha presentado hoy unas pérdidas en el tercer trimeste de 123 millones de euros, frente a las ganancias de 656 millones registradas en el mismo periodo del año anterior. El resultado de químico-farmacéutica hasta septiembre se colocó por debajo de las estimaciones de los analistas, que habían pronosticado pérdidas de unos 110 millones.

La compañía germana atribuyó la caída del 97,6% de su resultado operativo, que ascendió a 21 millones, al impacto en su negocio de la difícil situación económica. Asimismo, las ventas cayeron un 8,4%. Los resultados de julio a septiembre "no son en ningún caso satisfactorios, aunque estén dentro de las expectativas", comunicó la empresa.

Asimismo, en una rueda de prensa sobre los planes de segregar los negocios de química y polímeros hasta 2005, Wenning manifestó su intención de que el núcleo de Bayer, con una facturación de 22.000 millones y una plantilla de 94.500 personas, lleve a la compañía al tercer puesto mundial.

La nueva firma NewCo integrará las actividades químicas y contará con 20.000 empleados. Según las estimaciones, registrará un volumen de negocio anual de 5.600 millones, aunque deberá arrancar con una deuda heredada de 1.700 millones. Su futuro presidente, Axel Heitmann, ha avanzado hoy que tendrá una cartera de 5.000 productos agrupados en 40 sociedades y 20 países. Hasta 2005, la nueva empresa saldrá a bolsa con un nuevo nombre y una calificación triple B, si se cumplen sus planes.

Bayer ha anunciado, por otro lado, un desembolso de 573 millones en indemnizaciones a los afectados por su fármaco Lipobay, en 1.811 pactos extrajudiciales. El fabricante de la popular aspirina se enfrenta actualmente a 11.459 casos mundiales relacionados con su fármaco anticolesterol, también comercializado como Baycol, que retiró del mercado en 2001 por su posible vinculación con un centenar de muertes.

Previsiones

Antes del escándalo, Lipobay era uno de los productos estrellas de la empresa. Su pérdida convirtió a una de las farmacéuticas más prometedoras en un grupo con serias dificultades financieras.

Para el conjunto de 2003, su presidente Werner Wenning no confía en que mejore el balance, aunque indicó que hay señales positivas que llegan, sobre todo, de Norteamérica. Wenning advirtió de que, en el cuarto trimestre, se revisará la valoración de los activos relevantes, lo que seguramente empeorará los resultados conocidos hoy.