Programa

Rajoy promete lograr el pleno empleo en 2010 mediante una reforma laboral

El secretario general del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado en el Foro Nueva Economía que una de sus prioridades si llega a La Moncloa será acometer una reforma laboral consensuada con los agentes sociales para conseguir que España logre el "irrenunciable" pleno empleo antes de 2010.

Calificándose de "reformista", destacó entre sus principales compromisos la voluntad de duplicar la dotación del fondo de reserva de la Seguridad Social hasta 24.000 millones, aproximadamente el 2,6% del PIB, y culminar el Plan de Infraestructuras 2000-2007.

En el capítulo de "inversiones de futuro", subrayó la importancia de mejorar la formación de los ciudadanos, reforzando las materias con mayores carencias del sistema educativo actual: matemáticas, lectura e idiomas. El líder del PP se comprometió a colocar a España entre los países más avanzados en formación de la OCDE para 2010. Asimismo, reiteró la necesidad de impulsar las inversiones en Ciencia y Tecnología, para reducir el diferencial con la UE.

Reiteró que su partido mantendrá una política de reducción de impuestos "moderada", con una nueva reforma del IRPF que pivotará en torno a la reducción de los tipos, los estímulos al ahorro y a la inversión, y una mejora "sustancial" del tratamiento a la familia, en particular en las deducciones para las familias con hijos y discapacitados a su cargo.

En varias ocasiones, alabó en su discurso el modelo económico que rige en España desde 1996 y que ha permitido, asegura, un ciclo de prosperidad con un ritmo de crecimiento del 3% de media y cuatro millones de empleos nuevos, de mayor calidad y duración. Firme defensor del equilibrio presupuestario que el Gobierno "ha vuelto a lograr" en 2003, Rajoy se ha referido al necesario cumplimiento del Pacto de Estabilidad europeo y a la adecuación al marco legislativo español.

'Más mentiras, más impuestos', dice el PSOE

El incremento de los impuestos en Madrid anunciado por el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, no es para el PSOE sino la "punta del iceberg" del auténtico programa económico y fiscal nacional del PP. æpermil;ste, según la portavoz de la Comisión Ejecutiva Federal socialista, Carmen Chacón, consiste en una subida generalizada de la presión en los lugares en los que gobierna, política con la que Rajoy se siente "muy satisfecho". La dirigente recordó que una semana de "forcejeos" entre Gallardón y otros dirigentes populares y la retirada del recargo sobre el IBI no reducen un ápica la media del 26% que subirán los impuestos en la capital. El eslogan del PP, sugiere, debería ser el de "más mentiras y más impuestos".