Cinco Sentidos

Una infección leve, pero contagiosa

Si usted experimenta de repente una sensación extraña en el estómago que se transforma en vómitos, diarrea, dolor de cabeza y fiebre leve, es posible que tenga una infección por Norwalk.

El virus responsable de la epidemia desatada en el buque británico Aurora, cuya llegada a Gibraltar la semana pasada llevó al Gobierno a cerrar la verja del Peñón, no es grave, pero sí contagioso. 'Es un virus que se asocia a brotes epidémicos de gastroenteritis. En personas sanas no es grave (dura entre 24 y 48 horas), pero afecta a mucha gente', explica el doctor Alberto Delgado, médico microbiólogo del Hospital de Alcorcón. El doctor Delgado considera que, más que la gravedad del virus, fue la falta de información del Gobierno británico sobre la naturaleza de la epidemia lo que justificó el cierre de la verja.

Norwalk, llamado así por haberse descubierto durante un brote de gastroenteritis en 1972 en una escuela de Norwalk (Ohio), se transmite por vía fecal-oral a través de la manipulación de alimentos y bebidas, aunque también de persona a persona. 'Es típico que aparezca en cruceros, residencias y escuelas donde se manipula agua y alimentos para mucha gente', explica el doctor Delgado. Los pasajeros del Aurora ahora también lo saben.

La clave Evitar la deshidratación

Como en cualquier caso de gastroenteritis, vómitos o diarrea, en la infección por Norwalk es fundamental evitar la deshidratación. Los médicos aconsejan beber abundante suero oral (se vende en cualquier farmacia) o bebidas que contengan sales minerales, como los refrescos isotónicos.

El periodo de incubación del virus es de 1 a 2 días. No hay un tratamiento específico, sólo descanso y paciencia.

Ante un brote epidémico deben extremarse las medidas de higiene, como lavarse las manos escrupulosamente antes de manipular alimentos.