Presupuestos

Hacienda rechaza la petición de CEOE y PSOE de bajar las cotizaciones

La vieja petición de la patronal de rebaja de las cotizaciones sociales ha caído en saco rato de nuevo, a pesar del frente común que ayer formaron altos dirigentes empresariales, socialistas y expertos economistas.

El vicepresidente de la CEOE Arturo Gil aprovechó ayer las jornadas organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) para pedir una rebaja de dos puntos en las cotizaciones a la Seguridad Social y un recorte del tipo general del impuesto de sociedades, del 35% al 30%.

Gil consideró que el superávit público previsto para este año y la holgura con que se han diseñado los Presupuestos Generales del Estado de 2004 dan margen para ello. La propuesta tuvo eco también en otros intervinientes, entre ellos el portavoz de Economía del PSOE, Jordi Sevilla, a pesar de que su partido no ha presentado al respecto ninguna enmienda a los Presupuestos del Estado de 2004. 'Llevamos ocho años sin modificar a la baja un impuesto al trabajo como son las cotizaciones', afirmó en el foro, repleto de empresarios. Sevilla tildó de 'escandalosa' la utilización de las cotizaciones para todo tipo de fines como para sufragar en su integridad el presupuesto del Inem, en vez de utilizar la vía tributaria. Expertos como el ex secretario de Estado de Economía Miguel Ángel Fernández Ordóñez abogaron también por una rebaja de cotizaciones.

Sólo recortes selectivos

En las mismas jornadas, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aclaró la postura del Gobierno, aunque advirtió que, dada la cercanía de las elecciones generales de marzo, todo debe ser tomado con matices. 'En mi opinión, no ha lugar a recortes generalizados de cotizaciones aunque sí se puede seguir en la próxima legislatura por la senda de reducciones selectivas para crear empleo en ciertos colectivos, como el de personas con discapacidad y mayores que pierdan su trabajo', dijo.

Montoro aprovechó para avisar a los empresarios de que deben contener los costes, en clara referencia al sector de la alimentación, para evitar tensiones inflacionistas.

Los socialistas proponen un déficit del 0,4% y subir un 2,8% las pensiones

Las enmiendas socialistas a los Presupuestos Generales del Estado para 2004 proponen elevar el gasto público en 3.060 millones de euros, equivalente a un déficit del 0,4% del PIB. El portavoz de Presupuestos del PSOE, Francisco Fernández Marugán, explicó ayer que el ligero déficit se utilizaría para aumentar las pensiones públicas y los salarios de los funcionarios en un 2,8% (0,8 puntos más de la previsión de inflación) y la política de vivienda en un 6%.