Burbuja inmobiliaria

Zapatero denuncia el "fracaso" de la política de vivienda del PP

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que detrás del problema de la vivienda se esconde la política antisocial del PP, y precisó que la advertencia del Banco de España sobre el riesgo de un "ajuste brusco" de los precios es otra consecuencia más del "fracaso estrepitoso" del Gobierno.

Rodríguez Zapatero presentó la "receta" de los socialistas para los próximos meses y, si bien reconoció ser consciente de que el PP después de estos siete años ha acumulado un "enorme poder político, económico y mediático", se mostró convencido de la próxima victoria del PSOE en 2004 y de que el Gobierno presenta un "balance negativo" para la sociedad.

Rato, sincero

En relación a la vivienda, aseveró que "ahora el PP ha dicho una de las pocas verdades" en torno a este problema, en referencia a las palabras del ministro de Economía, Rodrigo Rato, quien asumió "responsabilidades políticas" en el encarecimiento de los precios, aunque aseguró que el Gobierno aplica medidas para combatirlo.

Tras denunciar que afecta a jóvenes, a familias con menos recursos y a las clases medias, Rodríguez Zapatero detalló algunos datos y concretó que cuando los socialistas se fueron del Gobierno, en 1996, un ciudadano podía comprar una casa con el salario de cuatro años, mientras que ahora necesita siete de trabajo.

Lamentó que la respuesta del Ejecutivo de Aznar ante esta situación haya sido reducir las viviendas de protección oficial y, al respecto, puntualizó que el pasado año sólo un 8% de las viviendas construidas fueron protegidas.

Junto a la vivienda, el PSOE centrará su discurso de los próximos meses en denunciar la precariedad laboral que tiene en estos momentos "niveles insufribles" y explicará, junto al problema de la vivienda e inseguridad ciudadana, el "déficit social" del PP.

Poner de manifiesto el problema de la vivienda, la inseguridad ciudadana y la precariedad laboral tiene que ser, según Zapatero, fruto de "un gran esfuerzo y trabajo", por lo que en estos meses, hasta marzo de 2004, "la receta tiene que ser trabajo, fuerza y poner nuestros valores de siempre al servicio de la política y de la ciudadanía".