Divisas

El euro roza los 1,15 dólares después de que el G-7 pida flexibilidad en los mercados

La divisa europea ha comenzado la semana con un significativo avance frente al billete verde, manteniendo así la fortaleza que le hizo auparse hasta los 1,14 dólares al final de la semana pasada, para dirigirse hacia la cota de 1,15. A las 17.00 (hora española) la moneda única se cotizaba en el mercado de Francfort a 1,1474 dólares. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) ha fijado el cambio oficial en 1,1468 dólares.

Este fin de semana, en la reunión celebrada en Dubai, los responsables financieros del G-7, grupo de los países más industrializados, abogaron por un mercado de divisas abierto, y se postularon contra el intervencionismo, en una velada crítica a China y Japón. "Estimamos que las tasas de cambio deben reflejar los fundamentos económicos", afirmó el G7 en su declaración final. "Más flexibilidad de la tasa de cambio es deseable", agregó el texto, que no menciona explícitamente a ningún país.

Yuan y yen, en el punto de mira

Sin embargo, el llamamiento a la flexibilización de la tasa de cambio está dirigido claramente a los países asiáticos, y en particular a China, cuya divisa, el yuan, anclada al dólar en un cambio fijo, está considerada como fuertemente subvaluada, lo que aumenta la competitividad del gigante asiático.

Asimismo, su vecino Japón no permite flotar libremente su moneda, interviniendo en reiteradas ocasiones en el mercado de cambios para no dejar que el yen se aprecie, lo que perjudica a las empresas exportadoras. Especialmente el cruce con el dólar es mimado desde el Banco de Japón, ya que si las ventas en Estados Unidos se resienten, lo hace también la economía nipona.

Por su parte, John Snow, presidente del Tesoro de Estados Unidos, indicó ayer que había hallado una buena acogida en Japón a su petición de una mayor flexibilidad. "Creo que entienden el lenguaje" que usamos, adelantó. En cambio, China se ha mostrado desafiante, y el gobernador del Banco Central chino, Li Ruogu, insistió en Dubai que un yuan estable beneficia a todos, "no sólo a China".