Ferrocarril

El AVE a Lleida arranca en octubre y a tan sólo 175 kilómetros por hora

El número dos del Ministerio de Fomento, Benigno Blanco, desveló que a partir del día 11 de octubre se procederá a iniciar la explotación comercial en la nueva línea de alta velocidad entre Madrid y Lleida. El secretario de Estado, sin embargo, se mostró muy enigmático en su anuncio y no quiso precisar la fecha concreta de la inauguración, ni qué autoridades presidirán el acontecimiento.

Fuentes solventes aseguran que todo está preparado para que la inauguración se realice el 12 de octubre, coincidiendo con la festividad de la Virgen del Pilar y de la Hispanidad. Precisamente, esa misma fecha, pero de 2002, fue la primera que se barajó para poner en marcha oficialmente el proyecto. Pero los problemas redundantes detectados en la infraestructura, la electrificación y sobre todo en la señalización, hicieron inviable esta fecha y la siguiente que se planteó fue el 20 de diciembre de 2002.

La gravedad de los problemas ha provocado, finalmente, una demora de 12 meses en el lanzamiento comercial del servicio.

Benigno Blanco aseguró también que la explotación del nuevo AVE, durante los primeros meses, estará protegida únicamente por el sistema de seguridad y señalización convencional conocido como ASFA. Este dispositivo limita la velocidad máxima de los trenes a 200 kilómetros por hora en esta primera fase. Juan Villaronte, director de explotación de Renfe, reconoció que la velocidad media inicial será únicamente de 175 kilómetros por hora.

El secretario de Estado se negó a precisar cuáles serán los tiempos de viaje de los trenes que circulen por la nueva línea AVE para cubrir el recorrido entre Madrid, Zaragoza y Lleida. Ramón Escribano, el presidente del GIF, el ente público encargado de construir la línea, terminó por reconocer que los tiempos previstos se situarán alrededor de los 105 minutos en el trayecto Madrid-Zaragoza y de 160 minutos en el Madrid-Lleida.

Sobre los horarios y precios de la explotación de la línea tampoco se precisaron demasiados detalles. El presidente de Renfe, Miguel Corsini aseguró que el precio por trayecto entre Madrid y Lleida será de 54 euros, pero remitió a una comunicación posterior, durante la próxima semana, para conocer con detalle los horarios y frecuencias de trenes.

Renfe explotará la línea con dos trenes AVE de Alstom de los que actualmente circulan por la línea Ave Madrid-Sevilla y 12 trenes Altaria de Talgo.

Cambio de ancho

Este tipo de unidad debe adecuar su ancho de eje del español (1,61 metros) de la vía convencional, al ancho europeo de alta velocidad (1,41 metros), para llegar hasta Barcelona Pamplona y Logroño.

El cambio, en ambos sentidos, se realizará tanto en la estación de Lleida como en la de Zaragoza, puntos donde la nueva infraestructura enlaza con las vías convencionales ya existentes.

Aunque el ministerio no ha dado precisiones, el tiempo de viaje entre Madrid y Barcelona con los trenes Talgo rondará las cuatro horas.

Corsini aseguró que la compañía pondrá en circulación entre abril y mayo de 2004 las primeras unidades de los 32 trenes AVE de 330 kilómetros por hora adquiridos a Siemens y al consorcio Talgo-Bombardier para explotar esta línea.

El presidente de Renfe recordó que ambos fabricantes deberán entregar en octubre las primeras unidades del pedido de 16 que cada uno de ellos se adjudicó, con el fin de que la compañía pueda realizar pruebas para su homologación durante un periodo mínimo de seis meses.

Respecto a la puesta en marcha del segundo tramo de la línea, la que conectará con Barcelona, prevista para finales de 2003, Blanco aseguró que 'llegará en el tiempo técnicamente posible', si bien subordinó el cumplimiento de los plazos de ejecución al hecho de que su construcción cuente con el máximo consenso de las poblaciones afectadas.

El PSOE pide garantías de seguridad

El Grupo Parlamentario Socialista ha pedido la comparecencia urgente en el Congreso del ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, para que explique en qué condiciones se pondrá en funcionamiento la línea del AVE.

Madrid-Zaragoza-Lleida. La oposición pide garantías de seguridad. 'Deseamos que éste sea el final del cúmulo de despropósitos en que el ministro ha convertido la gestión de la línea', afirma el PSOE.

Lejos de las velocidades prometidas

La línea se abre con retraso y velocidades máximas muy inferiores a las previstas. Frente a los 200 kilómetros por hora anunciados ayer, el proyecto inicial preveía abrir el tramo a 300 kilómetros por hora, para pasar a 350 cuando la línea llegara a Barcelona. Ahora, para alcanzar estas cotas, no hay fecha prevista. La velocidad media de la línea, 175 kilómetros por hora, es inferior a la del AVE Madrid-Sevilla, 209 kilómetros por hora.

Renfe, a la espera de los primeros trenes

Renfe no ha recibido todavía las primeras unidades del pedido de trenes de alta velocidad para el Madrid-Lleida-Barcelona. Bombardier anunció en julio el adelanto en la entrega de dos cabezas tractoras de la primera rama de su tren conjunto con Talgo, pero todavía no se ha puesto a punto toda la composición. Renfe afirma que ni este consorcio, que tiene que entregar 16 trenes, ni Siemens, que fabrica otros 16, van retrasados.