Aeropuertos

Iberia afirma que los planes de AENA saturarán el nuevo Barajas en 2010

La principal aerolínea española y primer cliente de los aeropuertos del país, Iberia, cree que la ampliación de Barajas puede quedar saturada en 2010 si se mantiene la distribución de compañías por terminales acordada por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Las obras estarán terminadas a finales de 2004.

El pasado mes de julio, AENA anunció su intención de ubicar en la nueva terminal a Iberia, la regional Air Nostrum y las compañías asociadas en la alianza Oneworld que actualmente operan en este aeropuerto (British Airways, American Airlines, Finnair, Lan Chile y Aer Lingus). Estas aerolíneas compartirán el uso de la nueva terminal con Spanair, Air Plus Comet y las compañías de la alianza Star Alliance (Lufthansa, British Midlans, Varig, Aerolíneas Argentinas, Thai Airways, Singapore Airlines, Austrian Airlines, SAS, Lauda Air y Air Canada).

A juicio de Iberia esta distribución representa " mucho más de lo que puede absorber con garantías de calidad, con lo que estará saturado en 2010, mientras que los terminales actuales quedarán infrautilizados", según afirma en el último número de su boletín Iberavión. De este modo, la aerolínea asegura haberse "planteado incluso la posibilidad de permanecer en las instalaciones que ocupa actualmente en las terminales 1, 2 y 3 del aeropuerto de Barajas en el caso de que la distribución de espacio de la nueva terminal no responda a sus necesidades y planes de crecimiento en los próximos años".

"Como Air France en Charles de Gaulle"

Iberia asegura que no pretende operar en exclusividad en la nueva terminal, pero sí pide a AENA "un trato que responda al peso específico de la compañía" en Barajas, como ocurre con KLM en Amsterdam, Air France en Charles de Gaulle o Lufthansa en Munich.

Fuentes de la autoridad aeroportuaria, en cambio, aseguran que su postura sigue siendo la misma que la inicialmente planteada cuando se anunció la futura ubicación en la nueva terminal. AENA sostiene que la distribución de los espacios en el nuevo Madrid-Barajas se realizó "con criterios objetivos con el fin de promover el mejor servicio y la competencia entre operadores, sin que puedan aceptarse posiciones de monopolio o repartos de usos que impliquen prácticas restrictivas de la competencia".