Previsión

Airbus descarta que el mercado aeronáutico se recupere antes de 2005

El presidente de Airbus, Noël Forgeard, ha señalado que, a pesar de algunos signos alentadores en esta segunda parte del año, no espera una recuperación en el sector de la aviación comercial antes de 2005. En una entrevista publicada hoy por el diario Les Echos, Forgeard descarta abrir una planta en EE UU salvo en el caso de que ganara un contrato con el Ejército norteamericano.

La principal aeronáutica europea ha recibido en lo que va de año encargos para 238 aviones y espera concluir el ejercicio con más de 250, "un buen resultado relativo respecto a nuestro competidor Boeing, puesto que Airbus se adjudica el 60% de la cuota de mercado", indicó Forgeard. No obstante, reconoció que 2004 será "como mucho" igual.

Por ello, el máximo responsable de la compañía subraya la importancia del plan de ahorro de la compañía para "proteger y mejorar la rentabilidad de Airbus en el horizonte de 2006, incluso en la hipótesis bastante desfavorable de un euro a entre 1,15 y 1,20 dólares".

De cara al futuro, una de sus principales estrategias es la producción del avión gigante A380, que será el mayor aparato comercial del mundo con capacidad para 555 pasajeros. Airbus ya tiene 116 encargos firmes y que el ensamblaje del primer aparato se iniciará en mayo próximo para que pueda empezar a volar en el primer trimestre de 2005.

En cuanto al avión de transporte militar A400M, cuyo lanzamiento se decidió la pasada primavera, Forgeard indicó que ya trabajan en el programa 1.700 personas, un número que aumentará a 4.400 en 2005, y que su configuración se decidirá a finales de año. El presidente de Airbus indica en la entrevista que, al margen de la organización de su comercialización, "lo importante es que el centro de gravedad de este proyecto sigue en España".

Por otro lado, afirmó que el fabricante europeo se implantaría industrialmente en Estados Unidos si consiguiera un contrato en la licitación de aviones de abastecimiento en vuelo del ejército estadounidense, pero excluyó crear una fábrica de ensamblaje de aviones civiles Airbus en Estados Unidos.