Tabaquera

Reynolds acuerda un duro plan de ajuste que incluye el despido del 40% de la plantilla

La tabaquera estadounidense RJ Reynolds va a suprimir 2.600 empleos, lo que representa el 40% de su plantilla, la mayoría pertenecientes al negocio de sus marcas Winston-Salem, según informó hoy la empresa. Esta medida se enmarca en el plan de reestructuración dado a conocer hoy por la compañía, por el que pretende centrar su estrategia futura en el crecimiento de sus marcas Camel y Salem y en la limitación de las inversiones en sus otras dos marcas más importantes (Winston y Doral).

Con la supresión del 40% de su plantilla, el grupo estadounidense logrará ahorrarse unos 160 millones de euros en 2004 y 205 millones anuales a partir de 2005. En total, la compañía prevé reducir en 892 millones sus costes estructurales a finales de 2005. RJ Reynolds incluirá en el tercer trimestre de su actual ejercicio una carga extraordinaria 303 millones. La compañía está revisando sus previsiones de beneficios para este año debido a estas provisiones, que serán parcialmente compensadas por los ahorros de costes que logrará ya este año, que se elevan a 713 millones.

"Dados los cambios existentes en el mercado doméstico, nos estamos posicionando para conseguir crecimientos de nuestros beneficios en el futuro. Han descendido los volúmenes y han caído los márgenes, y esto nos lleva a revisar nuestro negocio", señaló su presidente, Andrew J. Schindler.

La compañía centrará su estrategia futura en sus principales marcas con más posibilidad de crecimiento, que son Camel y Salem. La prioridad de la empresa es mantener el crecimiento de Camel, que no ha dejado de crecer desde 1987. Esta marca es clave sobre todo en estados Unidos, donde posee una importante posición en el mercado tabaquero estadounidense.

Las segundas inversiones importantes las realizará en Salem, marca que la empresa considera tiene un "significativo potencial" en el negocio de tabaco mentolado, donde posee el 26% de la cuota de mercado en Estados Unidos.