Resultados

Microsoft duplica el dividendo, pero decepciona a los inversores

Microsoft ha defraudado. Hace tres meses fuentes de la empresa confirmaban a algunos diarios que se barajaba la posibilidad de un dividendo por valor de 10.000 millones de dólares. No se ha materializado. La empresa, que tiene una liquidez en sus manos de 49.000 millones de dólares, anunció ayer un segundo dividendo que duplicará el primero de la historia de la compañía.

En total, serán 16 centavos por acción, lo que recortará de la cuenta total de la caja del gigante de la informática unos 1.730 millones de dólares.

Este dividendo, correspondiente al año 2004, es el segundo que la empresa paga en toda su historia y se hará efectivo a primeros del mes que viene. Hace sólo un mes, un directivo de la empresa había negado que se volviera a repartir dividendo.

Hasta ahora la empresa presidida por Bill Gates se había negado a pagar a los accionistas con la vista puesta en la necesidad de la empresa de hacer frente a los numerosos frentes judiciales abiertos en ambos lados del Atlántico por sus presuntas políticas anticompetencia.

En los últimos meses, Microsoft ha zanjado mediante acuerdos extrajudiciales algunos de los procedimientos abiertos contra ella por empresas de la competencia. Sin embargo no ha habido notificación oficial de la empresa de que esto haya sido la razón del cambio de idea.

El mercado recibió la noticia con escepticismo y la cotización de Microsoft se deslizó a la baja, con un descenso en torno al 1%, reflejando la frustración de los inversores

Millonario 'cash flow'

La empresa de Gates, genera unos 1.000 millones de dólares de cash flow al mes, pero sólo repartió su primer dividendo en marzo en parte presionada por los accionistas que demandaban una recompensa tras ver erosionarse el valor de la empresa en Bolsa, arrastrado por las caídas de todos los índices durante esta crisis.

La aprobación de este dividendo se hizo poco antes de que la administración de George Bush pudiera convertir en ley la rebaja de impuestos de 2003 en la que se preveía la eliminación de la doble imposición de la retribución a los accionistas.

Con aquellos ocho centavos de dividendo de marzo, Microsoft acompañaba a Intel como la compañía de menos rendimiento de los 30 valores industriales del índice Dow Jones por lo que se refiere al pago con el precio de la acción.

Con este incremento, el rendimiento se duplica, pero sigue siendo el segundo más bajo de este índice.