Latinoamérica

Telefónica deja de invertir en su filial argentina aunque no abandonará el país

El consejero delegado de Telefónica, Fernando Abril-Martorell, ha anunciado hoy que la operadora ha decidido dejar de invertir en Argentina, aunque mantendrá su presencia en el país. La multinacional considera que no es "necesaria" una inyección de capital en su filial y, aunque reconoce que mantiene conversaciones con el Gobierno de Nestor Kichner, asegura que su único objetivo es tratar sobre las tarifas y el marco regulatorio.

El directivo de Telefónica, que ha participado en un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ha señalado que el nuevo Ejecutivo argentino "se está tomando su tiempo" en la renegociación de los precios. Para Abril-Martorell, las peticiones de la operadora son "justificadas", por lo que confía en que se aborde la subida de precios "lo antes posible".

La multinacional, sin embargo, reconocer que no considera necesaria una inyección de fondos en su filial argentina, a pesar de las reconocidas dificultades de financiación. El directivo ha recordado, en este sentido, que la matriz ya inyectó "varios miles de millones de euros" antes de la ruptura de la paridad del peso con el dólar. Además, ha subrayado el proceso de reestructuración de la deuda emprendida el pasado mes de agosto con el objetivo de acomodar más los plazos de repago a la gestión de caja de la compañía, que calificó de "buena dentro del entorno".

TELEFÓNICA 4,73 -1,11%

El Gobierno durante el mandato de Eduardo Duhalde decidió congelar las tarifas de los servicios públicos en enero de 2002 para evitar que la escalada inflacionista desatada tras la devaluación del peso provocara un aumento excesivo de precios. Sin embargo, el Senado autorizó hace unas semanas al Ejecutivo de Kichner a renegociar los contratos de tarifas con las empresas de servicios públicos, lo que supone en la práctica la descongelación de los precios.

Informe de la autoría

Las declaraciones de Abril-Martorell se producen poco después de que un informe de auditoría de Deloitte and Touche mostrara dudas sobre la viabilidad de Telefónica de Argentina, dados sus problemas de financiación y el estancamiento de las tarifas. No obstante, el presidente de la compañía, Mario Eduardo Vázquez, declaró ayer que puede "aguantar" hasta finales del año 2004 sin que las tarifas sean actualizadas.

En cuanto a las dificultades de financiación, la operadora reconocía en la auditoría que los créditos de terceros, junto con los fondos de terceros, no le permitían hacer frente a sus obligaciones de deuda, y manifestaba que la matriz estaba evaluando la situación macroeconómica argentina y analizando las alternativas de financiación de su subsidiaria.

Nada que ver con la situación de Brasil, uno de los mercados latinoamericanos por el que Telefónica apuesta con más fuerza. Abril-Martorell recordó que Telefónica ha consolidado una subida del 18 por ciento de las tarifas e hizo hincapié en que "el proceso de negociación está muy judicializado y se ha centralizado el debate en un juez federal".