Petróleo

Arabia Saudí apunta que la OPEP mantendrá la producción de crudo

Si mira el aprovisionamiento, las reservas, el precio, concluirá que el mercado está en equilibrio y al menos en dos meses no hay riesgo de que el mercado se desequilibre', avanzó Al Naimi. 'Posiblemente no haya mucho que hacer en la próxima reunión de la OPEP', que se celebrará el 24 de septiembre.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) había pedido un aumento de la oferta para encarar el invierno, cuando la demanda aumenta por las calefacciones.

Arabia Saudí es el primer productor de crudo de la OPEP y Al Naimi su ministro más influyente. Pero no está solo en su apreciación. Luis Vierma, viceministro de Petróleo de Venezuela, otro de los países de la organización, respaldó ayer su posición: 'Si las cosas van como hasta ahora, la producción se mantendrá en los niveles actuales'.

El barril de brent cotizaba ayer a 27,68 dólares, 16 céntimos por encima del precio del martes, cuando cayó por debajo de los 28 dólares por primera vez desde el 19 de agosto. La banda de referencia de la OPEP es de 22 a 28 dólares.

El cartel petrolero temía que con el fin de la guerra de Irak las exportaciones de este país aumentaran demasiado la oferta de petróleo. Sin embargo, Irak no produce aún ni la mitad del petróleo que bombeaba antes del conflicto y tardará aún un tiempo en recuperar su cuota.

'Teniendo en cuenta que Irak se recupera despacio y mirando a las reservas actuales, Al Naimi tiene razón al afirmar que aún no hay necesidad de aumentar la producción', apunta Geoff Pyne, consultor de Sempra Energy. 'Además, la OPEP siempre prefiere no hacer nada', añade.

Vierma señaló que se espera que Irak tarde al menos un año en recuperar la producción de antes de la guerra, de dos millones y medio de barriles al día. Ahora produce 900.000 barriles.

El ministro saudí hizo las declaraciones un día después de firmar un acuerdo de energía con Rusia, el segundo mayor productor de petróleo del mundo.

El acuerdo favorecerá la creación de joint ventures en la industria energética. Además, el pacto prevé la coordinación de la política sobre el petróleo de los dos grandes, que juntos producen una quinta parte del petróleo en todo el mundo y ambos dependen de estos ingresos

'Porque somos el segundo mayor productor de petróleo en el mundo, nos sentimos responsables de estabilizar los precios del crudo, al alcance de los consumidores... Rusia defenderá a los consumidores y a los proveedores... Encontraremos un equilibrio razonable', afirmó Igor, Yusupov, ministro de Energía de Rusia.

El Banco Mundial, sin embargo, prevé un descenso de la demanda en los próximos años. En su informe anual sobre perspectivas, el banco alerta sobre una caída de precios en los próximos años como consecuencia de una desaceleración de la demanda y de la mayor oferta por Irak. 'Los precios del petróleo caerán por debajo de la banda de la OPEP en 2004', y advierte que podrían llegar a los 18 dólares en 2006-2007 si la OPEP no logra controlarlo con la producción.