Bolsa de Nueva York

Wall Street cierra con pérdidas a la espera de nuevos datos económicos

La bolsa de Nueva York ha cerrado la sesión con pérdidas en una jornada con escaso volumen negocio tras las fuertes alzas de la pasada semana en la que los indicadores se animaron ante las buenas perspectivas económicas y la constatación de que el apagón de la pasada semana no repercutirá en el crecimiento de Estados Unidos.

Hoy, el Dow Jones de Industriales ha cedido un 0,33% a hasta los 9.317,64 puntos, mientras que el tecnológico Nasdaq ha restado un 0,6% hasta los a 1.764,31 puntos, en una semana en la que los inversores se mantienen a la espera de la publicación de nuevos datos que muestren la evolución de la economía. Mañana se publicará la revisión del déficit público para este año, una cifra que según The Washington Post podría superar los 500.000 millones de dólares. Por otro lado, EL próximo jueves se conocerá la revisión del Producto Interior Bruto (PIB) del segundo trimestre.

Por otro lado, Wal Mart, número uno mundial en el sector de la distribución, ha anunciado hoy que ha revisado al alza su previsión de ventas para agosto en las tiendas abiertas desde hace más de un año en EEUU, hasta un incremento del 4 al 6% frente a la horquilla del 3 al 5 % previsto anteriormente. Sus acciones, que cotizan en el Dow Jones de industriales, se revalorizan en torno al 1%.

NASDAQ 100 12.573,36 -1,79%
DOW JONES 33.926,01 -0,38%

Detrás de esta pujanza que vivió la pasada semana Wall Street se encuentra, según los expertos, la constatación de que la recuperación económica ha llegado, como están apostando los inversores desde el pasado mes de marzo. Así lo han constatado algunos indicadores dados a conocer durante la pasada semana, como el de construcción de viviendas nuevas, que alcanzó en julio la cota más alta de los últimos 17 años, con un ritmo anual de 1,87 millones de unidades. A ello se unió el indicador de solicitudes de beneficios por desempleo, que la semana pasada descendió en 17.000 peticiones, lo que se interpretó como una señal de recuperación de la economía después de un prolongado período de debilidad.

El Conference Board, por su lado, contribuyó al optimismo inversor al informar de que su índice de indicadores económicos avanzó un 0,4% en julio, en lo que supone su cuarto mes seguido de incrementos. Otro de los motivos de alegría lo dio la Reserva Federal de Filadelfia con su encuesta sobre la actividad empresarial manufacturera, que mostró en agosto una sorprendente mejora.