Estimación

El apagón estadounidense deja 6.000 millones en pérdidas, según WSJ

El mayor apagón de la historia, que dejó a oscuras el pasado jueves a 50 millones de personas en el noreste de EEUU y el sureste de Canadá, provocó unas pérdidas de unos 6.000 millones de dólares, según estimaciones publicadas hoy por The Wall Street Journal.

"Para una economía de 10 billones de dólares, como la estadounidense, no es una gran pérdida", afirma hoy el periódico, que predice que el crecimiento del país no se verá ralentizado por lo ocurrido el jueves pasado. Pero sí reconoce que supondrá otra "interferencia y distracción" para los negocios y los consumidores. Además, podría provocar un altibajo en los datos macro de agosto, tras unos meses en los que la economía estaba dando muestras de fortalecimiento.

Algunos beneficiarios

Sin embargo, otros resultaron beneficiados, según cita el diario, como los hoteles de la Gran Manzana, que alcanzaron una ocupación del 100% esa noche gracias a todos los que no pudieron volver a casa.

También la cadena de artículos para el hogar Home Depot vendió más de 5.000 generadores eléctricos, y los trabajadores de la policía, bomberos y conductores de autobús de Nueva York, verán recompensadas sus horas extras con mayores ingresos. Además, el apagón ha elevado a pleno rendimiento a industrias que antes trabajaban a medio gas, como la del automóvil, que ahora deberá recuperar la producción perdida durante las horas de oscuridad.

Los economistas de la industria energética y de servicios tienen varias formas de estimar el coste económico y social de un apagón, pero la más extendida es la de analizar cuánto estaría dispuesto a pagar un consumir para evitar estas interrupciones. Según las encuestas realizadas, cada familia pagaría de 1,75 dólares por evitar cada hora del apagón, mientras que los grandes comerciantes estarían dispuestos a abonar 47 dólares por cada kilovatio hora perdido.

Usando esta aproximación, la consultora Brattle Group estima que el apagón de la pasada semana tuvo un coste económico y social para las zonas afectadas de unos 6.000 millones de dólares, la cifra que recoge el diario.

Esta cifra lo incluye todo, según explica, desde los alimentos no consumidos y estropeados en los domicilios, hasta los ingresos de los comerciantes, pasando por cuestiones más subjetivas, como el inconveniente para los televidentes de perderse su programa favorito.

Otro de los economistas citados por el periódico, Mark Zandy, afirmó que el apagón no tendrá un impacto importante, pero sí puede provocar problemas a largo plazo a los estados afectados, como el de Nueva York. De media, cada neoyorquino paga 10,8 dólares por kilovatio hora, un 52% más que la media nacional, factura que se incrementará si, como es previsible, se acometen nuevas inversiones para hacer modernizar la red eléctrica.