Coyuntura

La economía creció un 2,2% en el segundo trimestre, según el Banco de España

La economía española creció un 2,2% en el segundo trimestre del año, una décima más que en el trimestre anterior, según estimaciones del Banco de España que recoge en su último Boletín Económico. El instituto emisor señala que, en tasa intertrimestral, la economía española repuntó en el segundo trimestre un 0,6%, lo que confirma un "ligero" aumento del ritmo de crecimiento del PIB español en los últimos tres meses.

El organismos dirigido por Jaime Caruana indica que todos los componentes de la demanda interna han contribuido al crecimiento de la economía durante el segundo trimestre del año. Así, destaca el aumento de las rentas familiares y de las "holgadas" condiciones monetarias y financieras de la economía española, entre otros factores.

El Banco de España destaca que si se cumplen las previsiones disponibles sobre el crecimiento de la zona euro en el segundo trimestre, persistirá "la notable divergencia" que viene registrándose entre los ritmos de crecimiento de España y la UEM, por lo que habría proseguido el proceso de convergencia real. El Gobierno estima que en la economía española creció en el segundo trimestre a un ritmo del 2,1% o incluso algo superior por el fuerte tirón de la demanda interna y el consumo de los hogares.

Brecha laboral con la UE

El informe del banco emisor también refleja que España ha reducido parcialmente el "elevado diferencial" que le separa en tasa de desempleo con la Unión Europea (UE). Aún así, según el texto, mantiene "importantes brechas" en materia de contratación temporal y en la implantación de la jornada a tiempo parcial.

De acuerdo con el informe, en el año 2002 la tasa de ocupación española se situó en el 58,4%, 6,5 puntos porcentuales menos que el promedio de la UE, cuando cinco años antes esta "brecha" era casi del doble (49,1% en España frente al 61,6 en la UE).

Esta considerable mejora vino acompañada de un descenso "importante" de la tasa de desempleo (porcentaje de los que no encuentran trabajo) y, también, de una mejora de la tasa de actividad (porcentaje de la población en edad de trabajar que participa activamente en el mercado laboral).