æscaron;ltima

Iberia sube Internet a bordo

El avión, a 10.000 metros de altura, es uno de los pocos lugares del planeta donde el teléfono móvil encuentra descanso. Pero no por ello algunos pasajeros dejan de estar conectados a sus trabajos o lugares de residencia. Desde esta semana, quienes viajan con Iberia en primera clase (first y business class) rumbo a México pueden remitir correos electrónicos y mensajes cortos a móviles en pleno vuelo.

æpermil;ste es un privilegio que comparten con la tripulación gracias a un sistema de comunicación por satélite instalado en el nuevo y único Airbus 340/600 de la aerolínea española. La novedad complementa al teléfono vía satélite que aparece camuflado en las butacas de los Airbus A-340 y Boeing B-747.

El precio del servicio de mensajería es de 2,1 dólares (1,84 euros) por envío y su uso es muy sencillo. Cada asiento cuenta con una pantalla táctil de vídeo (MAS S300), desarrollada por Matsushita Avionics Systems, en la que se refleja un teclado virtual. Una vez desplegado el monitor, el usuario teclea el texto con sus dedos o utiliza un mando a distancia.

La transmisión de la información corre a cargo de la red de satélites con cobertura mundial de Arinc Globalink, que hace llegar el mensaje a la tierra de forma instantánea. A nivel del suelo es un sistema de entrega patentado por la empresa estadounidense Tenzing Communications el que se ocupa de su gestión y reparto hacia direcciones de correo electrónico o números de teléfono móvil.

El nombre comercial del terminal es Inflight Comunicator y no es la única ventaja para quienes pueden pagar un billete en primera. Juegos interactivos, 17 canales de vídeo y 12 de audio también amenizan las horas de viaje hasta México. El menú de entretenimiento y comunicación, sometido a numerosas pruebas en el aire durante los últimos meses, no hará variar la tarifa.

El contrato de Iberia con el operador de satélites Arinc Globalink, cuyas cifras no han sido reveladas, es de exclusividad. Lo que sí han confirmado fuentes de la compañía aérea es la intención de equipar a 18 de sus Airbus A-340/300 con el Inflight Comunicator, pero sólo hasta alcanzar la frontera del trato exclusivo que marca una cortina.

'Está previsto que se incorpore a otras rutas próximamente', explica un portavoz de Iberia, 'pero no se ha contemplado la posibilidad de extender la oferta a los pasajeros de clase turista'.

Aparte de la española, Lufthansa, Virgin o Singapore Airlines aportan a sus clientes distintas alternativas de comunicación con el exterior. La germana encabeza la carrera tecnológica y ya ha llevado Internet, con una conexión inalámbrica de 10 megabits por segundo, a los vuelos entre Fráncfort y la costa este de EE UU.

La citada Virgin, propiedad del multimillonario Richard Branson, mantiene como Iberia un acuerdo con Tenzing para avanzar en este campo. Y la asiática, que incorporó hace un año el envío de mensajes y correos electrónicos a una decena de Boeing 747 y 777, ha hecho público su compromiso de subir la conexión a la Red a bordo a lo largo de 2004.