NIC

El Banco de España dice que las entidades apenas acusarán la reforma de la normativa contable

El Banco de España cree que las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC), que deben implantar las empresas cotizadas desde 2005, tendrán un "impacto moderado" en el balance y en las cuentas de las entidades de crédito, aunque admite que permitirá a los responsables de su redacción cierto grado de subjetividad.

Jorge Pérez Ramírez, jefe de la división de Regulación Contable del Banco de España, ha destacado hoy, en "Notas de Estabilidad Financiera",que el principal cambio

radicará en las mayores obligaciones de información que tendrán que dar las entidades.

Con la aplicación de las NIC, estarán obligadas a hacer públicas no sólo su contabilidad con partidas desglosadas, sino también sus políticas de gestión de riesgos y sus coberturas, bases para la valoración de activos financieros, segmentación de actividades y relaciones con personas vinculadas, entre otros aspectos.

La publicación del Banco de España reseña que el impacto más alto lo tendrán las entidades en sus cuentas y balances cuando lleven a cabo una fusión o una adquisición, ya que las NIC no permitirán contabilizar estas operaciones a valores contables, sino que obligarán a tasar a la empresa comprada a su "valor razonable", que habitualmente es mucho más elevado.

La utilización de los nuevos estándares no será un mero ejercicio de redenominación de los estados financieros, añade, sino que supondrá una transformación "radical" en la forma de elaborar la información financiera por parte de las entidades, lo que afectará a sus relaciones con analistas, competidores, supervisores, auditores

y clientes. Por ello, el primer impacto al que tendrán que hacer frente es a la inversión en sistemas de información y recursos humanos, incluida la formación, no sólo en los departamentos de administración sino en toda la organización.

Entre las ventajas de las NIC, Pérez Ramírez hace referencia a la facilidad para comparar las cifras de empresas de distintos países, así como a la reducción de información que tendrán las compañías que coticen en varias bolsas internacionales, lo que contribuirá a promover la disciplina de mercado y la homogeneización del consumo y

disponibilidad de capital.