Bolsa

Las 'telecos', sin fecha de despegue

Pese a la reestructuración que han acometido las operadoras, los expertos estiman que todavía se ciernen incertidumbres sobre el sector

El sector de telecomunicaciones, que tanto dio que hablar a finales de 1999 y 2000, no termina de repuntar. Bien es cierto que, a finales de 2002 y en los primeros meses de 2003, las compañías que integran este sector, tanto las matrices como sus filiales de móviles, dieron muestras de haberse reconciliado con los inversores tras dos años consecutivos de caídas. Los procesos de reestructuración que llevaron a cabo tras el desplome en 2000, fruto del incumplimiento de sus previsiones de beneficios tras las excesivos precios pagados por la adquisición de otras compañías y las licencias de telefonía móvil UMTS -que reportaron cuantiosas pérdidas en sus cuentas de resultados-, empezaron a dar sus frutos.

Ya saneadas, el mercado empezó a premiarlas. Sin embargo, las subidas de los tres primeros meses del año han ido perdiendo tono. Para los expertos este comportamiento responde a varios factores. 'El rally de los mercados no las ha beneficiado, ya que la rotación de sectores ha favorecido a los sectores de crecimiento como la tecnología, además de los bancos o los bienes cíclicos', señala Miguel Jiménez, de Renta 4. Otro de los factores que los expertos achacan al frenazo de las subidas en los últimos meses es la alta valoración relativa que presentaban respecto a otros sectores.

Con todo y pese a la mejora de los márgenes -fruto de la contención de costes- y el elevado cash flow que presentan -que podría mejorar un 4% este año, según Banif-, las incertidumbres siguen planeando sobre el sector. 'El sector continúa preocupado por la generación de cash flow, siendo ésta una de sus prioridades, algo que se está poniendo de manifiesto en la publicación de resultados trimestre a trimestre', señalaban en Banif en un reciente informe sobre el sector. Además, la reducción de deuda sigue siendo uno de sus objetivos. 'Se espera que la deuda total de las operadoras integradas se reduzca en 2003 un 28%, hasta los 181.000 millones de euros, para pasar a tener una ratio de deuda sobre Ebitda de prácticamente dos veces', sostienen en Banif. 'No obstante, en este punto todavía hay diferencias entre operadoras, así, mientras France Télécom o Deutsche Telekom continúan con ratios muy cerca o por encima de tres veces, otras como Portugal Telecom o Telefónica lograrán cerrar el año con niveles por debajo de dos veces', añaden.

Telefónica, por ser una de las mayores generadoras de flujo de caja, es de las preferidas

La mayor incertidumbre, sin embargo, continúa siendo la debilidad de la demanda. Sin olvidar la dependencia que tienen muchas de ellas del éxito de las nuevas tecnologías.

Las expectativas para el sector son, en general, optimistas si bien la mayoría coincide en señalar como catalizadores de la recuperación la evolución de la comunicación de fijo a móvil, así como la continuidad en los procesos de contención de costes e inversiones. 'Somos positivos, aunque la recuperación tarde en llegar, podemos decir que lo peor ya ha pasado', sostiene Itziar Gómez, de Safei. Algo más prudentes se muestran en Banif. 'Tras el buen comportamiento, los inversores pueden empezar a considerar bastante agotado el potencial alcista, lo que es un riesgo a corto plazo. Podemos asistir a un periodo de consolidación para tras éste retomar la senda alcista coincidiendo con la revisión de cifras por parte del mercado.'

Más pesimistas se muestran en ING, donde recomiendan infraponderar el sector en general, aunque se inclinan por las compañías con altos márgenes de cash flow y que reparten dividendos, mientras se muestran más escépticos sobre la habilidad que tienen compañías como KPN, Orange o France Télécom para llevar a cabo procesos de reestructuración. Sus preferidas son Portugal Telecom, BT Group y Telecom Italia.

En general, las casas de análisis son más optimistas con el negocio de telefonía móvil que con el fijo. 'La mejora del negocio de telefonía fija cuenta con dificultades, estimando prácticamente nulo o incluso una caída de los ingresos (las estimaciones apuntan a una caída del 0,3% en el periodo 2002-2005)', sostienen en Banif. 'Es un negocio en el que es difícil aumentar los ingresos', coinciden en Safei.

Telefónica y Deutsche Telekom constituyen las apuestas favoritas de las casas de análisis. Para Banif, la operadora cuenta con uno de los balances más saneados y es una de las mayores generadoras de cash flow y cuenta con la ventaja de la mejora de las condiciones macroeconómicas de Brasil, uno de sus mercados objetivo. ING, por su parte, se decanta por BT Group, Portugal Telecom y Telecom Italia, al considerar que la mejora de Latinoamérica ya está descontada en el precio de la española.

Los buenos resultados de Deutsche Telekom, así como la buena trayectoria de la deuda, beneficiándose de la generación de flujo de caja, de la debilidad del dólar y de la venta de activos, son las principales ventajas que presenta, según Banif.

Vodafone, favorita dentro del negocio de telefonía móvil

Si hay algo en lo que coinciden los expertos, es en el elevado potencial que presenta el negocio de telefonía móvil pese a que en los últimos meses el sector en Europa se ha quedado algo atrás respecto al de las operadoras integradas. Bien es cierto que la tasa de penetración de este negocio está cerca del 80% en Europa y que las ventas no se recuperan, pero a nadie pasan inadvertidos los fundamentales de estas compañías. No obstante, en Credit Suisse First Boston (CSFB) han rebajado sus previsiones de crecimiento estimadas para 2003 para el sector del 8% al 7%, manteniendo los ingresos medios por cliente (ARPU) por los mayores riesgos que presenta la elevada competencia entre las compañías. Sin olvidar la incertidumbre sobre la puesta en marcha de la tercera generación, algo, que, según los expertos, seguirá lastrando las ventas de estas compañías. No en vano, en CSFB, donde consideran que el sector en Europa ha estado un 10% infravalorado respecto al mercado en el segundo trimestre, recomiendan mantenerse neutrales. No sucede así en lo que respecta a Vodafone, favorita en el sector para la mayoría de expertos. En CSFB, que recomienda sobreponderar, consideran positivo el que haya reducido su exposición al mercado japonés y haya aumentado la competencia en Europa respecto a mm02, Telefónica Móviles y Orange. Para Banif, la solidez de balance y la elevada caja que genera son sus mayores fortalezas.