Juego

Grupo Franco repondrá los terminales de la lotería canadiense por 100 millones

La adquisición el pasado mes de septiembre de los activos de la compañía canadiense ETI Gaming, que gestiona toda la tecnología de Loto Québec, ha situado al grupo Franco en una posición privilegiada para cerrar uno de los acuerdos más importantes en aportación de ingeniería. El grupo español ya ha llegado a un acuerdo, que se rubricará a primeros de 2004, para reponer toda la red de terminales de la lotería canadiense, un total de 13.000 aparatos, según confirman fuentes de la empresa.

Este negocio, valorado en casi 100 millones de euros, supone la reposición de todos los aparatos de la red durante los próximos cuatro años, así como la introducción de nuevos sistemas tecnológicos más modernos y avanzados.

El primer paso fue el acuerdo firmado hace unos días entre el presidente del grupo Franco, Joaquín Franco, y el presidente y consejero delegado de Loto Québec, Robert Crevier. En este caso, se acordó la entrega de equipamiento tecnológico y terminales de lotería por un valor de 2,6 millones de dólares (2,3 millones de euros). Estos 350 aparatos se entregarán antes de que finalice el presente ejercicio y supondrá la fase inicial del siguiente acuerdo de mayor calado, aseguran fuentes de la empresa.

Loto Québec tiene una facturación anual de unos 1.800 millones de dólares (1.580 millones de euros) sólo en loterías, pero su actividad abarca un catálogo de juegos que cubre prácticamente todos los segmentos del sector, desde apuestas deportivas a juego electrónico, bingos y casinos, entre otros.

Para articular el negocio del mercado canadiense, el grupo español ha constituido una filial denominada Franco Technologies Canadá que es la tenedora de todos los activos de ETI Gaming, una sociedad especializada en el desarrollo y fabricación de terminales que en el momento de adquisición estaba quebrada, pero que contaba con una importante cartera de clientes.

De hecho, además de sus relaciones comerciales y tecnológicas con Loto Québec, ETI Gaming tenía negocios en Vietnam, Haití y México. Con ello, el grupo Franco se abre nuevas posibilidades en territorios en los que hasta ahora no había entrado.

La filial canadiense prevé facturar este año cinco millones de euros.

Proyectos en México y Panamá

Entre los planes de internacionalización figuran dos negocios de interconexión de establecimientos. Uno de ellos es en México, donde se estudia la conexión de 30 bingos con el fin de ofrecer un premio de envergadura. El otro proyecto en marcha se ubica en Panamá, donde Franco negocia la conexión de la media docena de casinos que existen en el país. En ambos casos, deberá de competir con otros operadores.

La ciencia ficción entra en el sector

Además de los proyectos en fase de negociación, el grupo ha abierto otras líneas de investigación de cara al futuro. Una de ellas es la posibilidad de imprimir cartones de bingo en la propia sala, otra es el bingo electrónico compatible con el bingo tradicional y una tercera alternativa son las videoloterías que se pueden proyectar en cualquier sala de juego. A ello se añaden máquinas auxiliares portátiles de varios tipos.

Desarrollo de nuevos tipos de juego

La división del grupo Franco encargada del desarrollo de nuevos sistemas tecnológicos ha diseñado una nueva modalidad de juego denominada Keno Americano. Catalogado como de baja intensidad, consiste en apuestas inmediatas que se pueden adquirir en bares, restaurantes y hoteles. La idea es implantar esta modalidad en España, algo por el momento difícil debido a las leyes de las comunidades autónomas.