Política

Simancas se somete hoy a su segunda votación de investidura

Esta tarde volverá a repetirse previsiblemente el mismo escenario del pasado sábado cuando Rafael Simancas, candidato socialista a la Comunidad de Madrid, se someta a la segunda votación de investidura tras perder la primera.

En esta segunda ocasión, Simancas debería obtener mayoría simple para poder ser elegido presidente por la Asamblea. Sin embargo, no es probable que el candidato socialista sea investido tampoco en esta segunda vuelta, a pesar de que volverá a contar con los votos de Izquierda Unida, tal y como anunció ayer el presidente del grupo parlamentario de esta formación, Fausto Fernández.

Tras la fallida votación del sábado, Rafael Simancas dejó claro que su intención es convocar nuevas elecciones en octubre y ganarlas. 'No sé si llegaré a ser presidente, pero quiero dar una lección de dignidad y democracia descubriendo la trama que se puso en marcha para impedir un gobierno de progreso', afirmó el sábado.

Para ello, el candidato del PSOE decidió ayer dar un paso más y ampliar la querella por delito de cohecho continuado contra el secretario general del PP madrileño, Ricardo Romero de Tejada, y el abogado José Esteban Verdes.

Según una información publicada ayer por el diario El Mundo, Verdes medió entre Tamayo y y Romero de Tejada para preparar la deserción de los diputados tránsfugas. Además, el responsable de la Federación Socialista Madrileña (FSM) instó al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, a explicar ante la opinión pública, si él conocía de antemano que Tamayo y Sáez se ausentarían de la votación de la Asamblea el pasado día 10 favoreciendo que la cámara quedara en manos populares.

'El PP ha de dar una explicación a todos los ciudadanos de Madrid sobre la verdadera naturaleza de su implicación en el golpe antidemocrático', manifestó ayer Simancas. El dirigente socialista afirmó que también existen indicios de vinculación en la trama de las concejalas del PP Pilar Martínez y Paloma García Romero (novia de Verdes).

Por su parte, Romero de Tejada anunció también ayer que estudia ampliar la querella contra Rafael Simancas por haber usado 'datos falsos conseguidos de forma espúrea e ilegítima', en alusión al listado de las llamadas telefónicas que le vinculan con Tamayo.

Estado de la nación

En medio de la crisis institucional desatada en Madrid, José María Aznar afronta a partir de hoy su último debate sobre el estado de la nación como jefe del Ejecutivo.

Aunque el PP insiste en que Aznar no sacará el problema de la Asamblea de Madrid, pocos líderes políticos dudan de que este asunto capitalizará el 'cara a cara' entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición.

José Luis Rodríguez Zapatero dedicará su intervención a realizar una radiografía de los ocho años de gobierno del PP y situará la crisis madrileña como una consecuencia más de la 'nefasta' gestión del PP, según señalaron fuentes socialistas a la agencia Efe.

Los primeros preparativos comenzarán en julio

El escándalo surgido en la Asamblea de Madrid por la deserción de dos diputados y los preparativos del debate del estado de la nación que se inicia hoy en el Congreso han retrasado los trabajos preliminares entorno al programa económico del PSOE.

Durante el mes de julio se celebrará una primera reunión entre los coordinadores de los cinco grupos, en la que se definirán las líneas generales de trabajo y se centrarán los principales mensajes.

Con posterioridad, los coordinadores realizarán la primera sesión por separado con sus colaboradores, más de 70 en total, entre los que hay personas de muy diversa procedencia.

La renta básica de ciudadanía, bandera electoral

Uno de los pilares centrales del programa económico del PSOE será el fortalecimiento de los derechos sociales, a través de ofertas para mejorar el sistema público de pensiones, en estos momentos sometido a revisión en la comisión del Pacto de Toledo, la promoción de planes de ayuda a la familia y a los ancianos.

Al programa se incorporará la denominada renta básica de ciudadanía, basada en un ingreso costeado por el Estado a cada ciudadano con independencia de cual sea su situación económica, al que se podrán sumar otros ingresos adicionales. Esta fue una de las banderas con las que Zapatero llegó a la secretaría general del PSOE. Su viabilidad dependerá de los recursos disponibles.

La justificación de la renta básica se encuentra en documentos elaborados por el PSOE para la conferencia política que organizó en julio de 2001. En ellos se mantiene que no es aceptable que la cantidad de recursos económicos que el Estado transfiere a los contribuyentes en forma de deducciones y desgravaciones impositivas sobre la renta supere, en mucho, la que el mismo Estado dedica a aquellos ciudadanos que por su menor poder adquisitivo ni siquiera están obligados a declarar. De esta forma, se defiende garantizar unos ingresos mínimos para todos los ciudadanos de manera gradual, pero equitativa, poniendo en conexión el sistema fiscal y la política social.

Esta parte del programa será coordinada por el diputado Ramón Jáuregui y el diputado y ex ministro José Antonio Griñán.