Tribunales

La Audiencia admite una querella contra el BBVA presentada por un grupo de ahorradores argentinos

La Audiencia Nacional ha admitido a trámite una querella presentada por un grupo de ciudadanos argentinos contra el BBVA, al que acusan de publicidad engañosa por no restituirles sus ahorros amparándose en la ley argentina que instauró el llamado corralito.

El magistrado Guillermo Ruiz Polanco acepta la competencia de este juzgado para investigar estos hechos, pese a que tuvieron lugar en Argentina. En los fundamentos de derecho, el juez señala que los hechos que figuran en la querella están "incriminados en las leyes penales de ambos países¢ y, al no existir en Argentina un proceso por este motivo, debe aceptarse "la jurisdicción y la competencia" española para investigarlos.

Esta decisión va en contra de la opinión de la Fiscalía, que a principios de febrero solicitó que se rechazara esta querella al considerar que no compete a la jurisdicción española. Además, el pasado 6 de noviembre, el juez Baltasar Garzón rechazó una querella similar contra el propio BBVA y el Santander Central Hispano presentada por la Asociación Hispano Argentina de Perjudicados por el Corralito, al entender que la jurisdicción española no tiene competencia en esta materia.

BBVA 2,56 -2,77%

La querella que finalmente se ha admitido a trámite, presentada el pasado 10 de enero por los abogados Ivan Hernández, Eduardo Ferreiro y Carlos Wiater en representación de unos 400 ahorradores argentinos, precisa que pese a que los delitos denunciados se cometieron en Argentina, en realidad "tienen su origen en decisiones tomadas por españoles y que se localizan en territorio español".

Todos los querellantes, añade, "son personas que depositaron de buena fe el producto de sus ahorros en el BBVA Banco Francés (filial argentina del banco español) bajo la previa inducción intencionada de la firme creencia de que esa relación bancaria se había establecido en realidad con el BBVA". Sin embargo, asegura que "a la hora de la verdad, es decir, en el momento de restituir los depósitos a sus legítimos titulares, decidió ampararse de una manera inmoral en la excusa de la diversa personalidad jurídica de su filial, el BBVA Banco Francés, como entidad sujeta a la ley argentina".