Regulación de empleo

Telefónica acompaña los despidos con planes de movilidad geográfica y reciclaje

Telefónica de España ha presentado hoy en el Ministerio de Trabajo el expediente de regulación de empleo que ha diseñado para unos 15.000 trabajadores, el 37% de la plantilla total y esta misma tarde abre una mesa con los sindicatos para la negociación de las condiciones del recorte de plantilla.

Como había adelantado, la regulación será de carácter voluntario, universal y no discriminatorio, se desarrollará en los próximos cinco años (2003-2007) y no tendrá coste alguno para la Seguridad Social. Al no ser obligatorio, el expediente puede generar "desequilibrios" en la plantilla que, según advierte Telefónica, se solucionarán con planes de movilidad geográfica y de formación, que adecuarán a los trabajadores a las nuevas necesidades de la empresa.

Las condiciones del plan social tampoco seguirán un esquema igualitario para todos los trabajadores, sino que serán muy variadas y recogerán diferentes tipos de indemnizaciones: de una sola vez, en varios años, con planes de renta y otras fórmulas. El expediente conlleva el compromiso de garantía de empleo con el personal que permanezca en la compañía, de manera que en los cinco años en los que se desarrollará el plan no se producirán más despidos colectivos.

TELEFÓNICA 3,65 0,22%

Actualmente, Telefónica de España cuenta con 40.600 empleados, con una media de edad de 44 años. La última regulación voluntaria de empleo se presentó el verano de 1999 y afectó a 10.800 personas. Aunque Telefónica no sabe aún cuántas personas se acogerán al plan, ha señalando que ya está lista para aceptar ya unas 4.500 adhesiones.

Decisión ¢injusta¢

El sindicato UGT ha rechazado ya cualquier plan de movilidad geográfica forzosa y se ha mostrado muy crítico con el plan de recorte. Para esta central, esta decisión es "manifiestamente injusta" para los trabajadores ya que los recortes de plantilla de 1999 y 2000, dicen, ya se habían presentado entonces como ¢definitivos¢.

El sindicato liderado por Cándido Méndez pone el acento en que el proceso se base "en el principio de voluntariedad", de manera que la compañía "garantice el empleo a quien voluntariamente decida no acogerse al expediente de regulación.