Unión Europea

Los Quince se reconcilian tras la crisis de Irak

La Unión Europea dio ayer por superada en la cumbre de Salónica la grave crisis interna provocada por la guerra contra Irak. 'La Unión Europea ha librado una batalla por la cohesión interna y finalmente la ha ganado', resumió el primer ministro griego, Costas Simitis, que iniciaba su semestre al frente de la presidencia de la Unión.

Aunque la reconciliación definitiva puede tardar en llegar, los líderes europeos prefirieron concentrarse en los desafíos inminentes de la UE: inmigración y defensa. Estos fueron los asuntos que ocuparon la segunda y última jornada de una cumbre en la que se presentó oficialmente el proyecto de la futura Constitución europea y se resolvió el relevo en la presidencia del Banco Central Europeo.

La candidatura de Jean-Claude Trichet para sustituir a Wim Duisenberg recibió el apoyo unánime del Consejo.

El proyecto de Constitución obtuvo una 'calurosa acogida' por parte de los 25 líderes europeos, según el presidente de la Convención, Valéry Giscard d'Estaing, aunque reconoció no estar de acuerdo al 100% con todas las iniciativas del foro que él ha dirigido durante 16 meses. 'Es una buena base, pero hay que mejorarlo', advirtió el presidente del Gobierno español, José María Aznar.

España teme perder influencia con el modelo de voto propuesto, en el que cada país pesa proporcionalmente a su población. Además, algunas nuevas materias se decidirán a partir de ahora por mayoría, como las políticas de inmigración, control de fronteras y fondos regionales.

La débil coyuntura económica que atraviesa la zona euro apenas mereció la atención de los líderes europeos. Ni siquiera otorgaron su apoyo al flamante plan de inversiones en infraestructuras propuesto por Italia. Berlín no se fía de unas fórmulas de financiación que Roma no consigue concretar. Se ha optado por apoyar las iniciativas ya en marcha de la Comisión y el Banco Europeo de Inversiones.

Madrid, la comunidad que paga mejor

Madrid sigue siendo la comunidad más cara en términos de costes laborales, con 2.315,8 euros por trabajador y mes (15,6 euros por hora efectiva), seguida del País Vasco. Influye la calidad de vida y los servicios ofrecidos. El mayor avance en el trimestre corresponde a Navarra (7,6%), superior a la media nacional (5,2%).

Un sueldo medio de 1.400 euros

La evolución de los costes salariales ha ido a la par que la de los laborales, con aumentos en todos los sectores. Destaca el aumento en la construcción (5,1%), que supera la media del coste salarial total (4,9%). El salario medio por trabajador y mes es de 1.412 euros. La parte ordinaria alcanza 1.270 euros.

La construcción marca la pauta

El comportamiento de los costes laborales totales hasta marzo no ha sido homogéneo, como viene siendo habitual en los últimos trimestres.

Destaca el crecimiento en la construcción (6%), por encima de la media (5,2%), en un sector que sigue reflejando el dinamismo de la actividad.