Hipotecas

El BBVA inicia una ofensiva hipotecaria con tipos fijos más baratos y con un plazo hasta de 30 años

El BBVA comparte la preocupación del Banco de España por la situación de endeudamiento de las familias y por el impacto que una posible subida de los tipos de interés pueda tener sobre la recuperación económica. Con este argumento, presentó ayer una nueva gama de productos hipotecarios con la ambiciosa pretensión de fomentar la contratación de hipotecas a tipo fijo en un mercado en el que más del 97% de los préstamos están contratados a tasas variables.

æpermil;ste ha sido el modelo preferido en la contratación de hipotecas en los últimos años, ya que los tipos variables reflejan con mayor rapidez los cambios en las condiciones monetarias. Pero con un precio del dinero en niveles históricamente bajos y un galopante endeudamiento de las familias, el banco considera que 'es el momento oportuno' para redefinir su oferta, proteger al cliente frente al riesgo de próximas subidas y dar mayor estabilidad al mercado.

El BBVA cambia así las condiciones de los préstamos que ofrece para hacerlos más atractivos, con la pretensión última de seguir ganando cuota en un mercado en el que cuenta con una posición de liderazgo. Posee una cuota del 14%, contrata más de 70.000 nuevas hipotecas al año y ha dado más de 750.000 préstamos, con 1.500.000 clientes que tienen su hipoteca en el banco.

BBVA 4,49 1,46%

Y lo hace mediante dos vías: amplía plazos y ajusta precios. En concreto, alarga hasta 30 años el plazo de los préstamos a tipo fijo, con lo que se convierte en la primera entidad en ofrecer plazos tan largos, y mejora los precios de los préstamos en todos los plazos.

En la actualidad, el plazo medio en el mercado se sitúa en 15 años, un periodo de amortización para el que el BBVA ofrecerá a partir de ahora un precio del 4,75%, frente al 6% anterior. Eso supone una cuota al mes calculada sobre un préstamo tipo de 82.000 euros de 638 euros, frente a una cuota media en el mercado de 703 euros.

El director general del BBVA, Julio López, señaló ayer que 'el cambio no puede ser compulsivo' y comentó que se conforma con que 'un 10% de la nueva producción de hipotecas sea a tipo fijo de aquí a fin de año'.

Para quienes quieran conjugar la estabilidad de la cuota en los primeros años, que coinciden con los de mayor esfuerzo económico, y el resto del periodo tipos de mercado, ofrece también un producto mixto que garantiza al titular del préstamo un tipo fijo del 3,99% durante los cinco primeros años y un segundo tramo variable.

Además, lanza al mercado nuevos instrumentos de cobertura (CAP) frente a subidas de los tipos de interés tanto para nuevas hipotecas como para las ya existentes. El coste de estas coberturas se expresa en un porcentaje sobre el importe vigente del préstamo (capital pendiente de amortización en el momento de contratar) y los precios se revisan mensualmente.

Con estos instrumentos, el BBVA responde también a la nueva normativa sobre hipotecas del Real Decreto Ley 2/2003, en el que el Gobierno pide a las entidades no sólo que posibiliten la ampliación de plazos y préstamos en vigor y se faciliten los cambios de tipos variables a fijos, sino que se promuevan instrumentos de cobertura del riesgo de interés. Una subida del precio del dinero de 1,5 puntos encarecería la cuota en una hipoteca media del BBVA en 36 euros. Si en lugar de la hipoteca media se considera la prestada en el último año el impacto sería de 60 euros.

BBVA no es la única entidad que va a flexibilizar las condiciones de los préstamos a tipo fijo. Otras, como Caja España, están ya en la misma línea y posiblemente se sumarán otras tantas.