Formación continua

Las ayudas a la formación estarán ligadas al tamaño de la empresa

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana, afirmó ayer que el nuevo modelo de formación continua, que entrará en vigor el 1 de enero de 2004, establecerá bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social a aquellas empresas que realicen acciones de formación entre sus empleados.

La cuantía que podrán deducirse (de sus cuotas) se calculará multiplicando el número de trabajadores de la empresa por una bonificación que se determinará cada año, de forma que ésta sea mayor cuanto menor sea el tamaño de la empresa.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, Zaplana indicó que las empresas podrán llevar a cabo acciones formativas tanto por sus propios medios como a través de organizaciones empresariales, sindicales o entidades de formación.

'De esta manera, se bonificará más a las pequeñas y medianas empresas para garantizar que éstas acceden en mayor medida a la formación', subrayó Zaplana, que añadió que esta medida se complementará con otras acciones formativas instrumentadas a través de los contratos-programa.

El titular de Trabajo aseguró que el nuevo modelo no implica que se vayan a destinar menores recursos a la formación continua, ya que se mantiene el porcentaje del 0,35% que recauda actualmente la Seguridad Social en concepto de formación.

Sin embargo, en el nuevo modelo este dinero lo recibirán y gestionarán las empresas directamente y no como ahora, que lo hacen las organizaciones patronales y sindicales. Además de las empresas, las comunidades autónomas recibirán también parte de la cuantía (en un primer borrador era el 40% frente al 60% que gestionarían las empresas).

Problemas con Cataluña

Pero Zaplana, que pretendía haber tenido listo este nuevo modelo a principios de enero pasado, ha tenido que prorrogar el actual sistema este año 2003 y retrasar el inicio del nuevo a 2004, ante las reticencias de la Comunidad Autónoma de Cataluña, que demandaba gestionar el 100% de los recursos de formación, al entender que así lo amparaba una sentencia del Tribunal Constitucional.

Los responsables de Trabajo no interpretan igual esta sentencia y consideran que la cumplen transfiriendo sólo parte de estos fondos a las regiones y así lo harán a principios del próximo año. Fuentes consultadas han indicado que la aprobación de este nuevo modelo invalida de alguna forma la sentencia del Constitucional, ya que ésta se refería al modelo anterior.