Aerolíneas

Las tarifas aéreas caen un 30% por la presión de las ofertas de vuelos baratos

Los mejores precios de las compañías aéreas, aquellos que se ofrecen a los viajeros que ocupan la clase turista de los aviones y hacen sus reservas con antelación, se han reducido un 30% de cara al verano, según estimaciones de las agencias de viajes y de las propias compañías.

La explicación de esta drástica reducción se encuentra en la aplicación de los planes que las grandes aerolíneas han puesto en marcha para hacer frente a las operadoras de vuelos baratos. Las firmas más agresivas de este segmento del negocio, Easy Jet, Ryan Air, Deutsche BA, Go o Virgin, han reforzado su presencia en las rutas vacacionales y troncales (las que tienen origen o destino en Madrid y Barcelona) del mercado español, donde el 75% de los pasajeros viaja en clase turista.

Junto a la bajada de precios, articulada en forma de ofertas que los usuarios atrapan por Internet en un 38% de los casos, las principales aerolíneas de red presentes en España, han implementado una profunda reforma de las condiciones que tradicionalmente se imponían a las tarifas más baratas. El más importante de los cambios, y en el que coinciden la práctica totalidad de los operadores aéreos, consiste en liberar al pasajero de clase turista de la obligación de comprar billetes de ida y vuelta con varias semanas de antelación, con la obligación de pernoctar un sábado en destino y sin posibilidad de cambios, una vez confirmada la reserva.

La unanimidad de las medidas adoptadas para frenar la competencia de los vuelos baratos se rompe cuando algunas aerolíneas han comenzado a plantear reformas en los servicios que se ofrecen a bordo a los pasajeros con billetes más económicos.

Las iniciativas que se han tomado en este sentido afectan fundamentalmente al reparto de prensa y a los servicios de comida que se ofrecen en el avión.

La compañía Air Europa, propiedad del empresario español Juan José Hidalgo, ha recurrido a una empresa denominada Eurest que comenzará a prestar un novedoso servicio de comidas en vuelo -denominado Gustoplus- a partir del próximo día 1 de julio, previo pago de su importe. El usuario podrá elegir entre varios menús y también optar por el ayuno.

Personalización

La compañía de bandera, Iberia, ultima el desarrollo de un sistema para que, en el momento de concertar la reserva del billete en clase turista, el pasajero pueda decidir si quiere recibir el periódico y el almuerzo a bordo. Si prescinde de alguno de estos dos servicios, la tarifa que se le aplicará será inferior.

Las compañías que han modificado las atenciones que prestan en vuelo a sus pasajeros más económicos aseguran que no se trata de degradar el servicio para reducir costes. Presentan los cambios como una manera de 'adaptarse a los requerimientos e intereses del usuario, personalizando el servicio'.

Las compañías mantienen estrategias contrarias sobre el mantenimiento del servicio de comida

Los principales competidores de Iberia y Air Europa en el mercado español, Lufhansa, Spanair, Air France y British Airways, han decidido practicar una política distinta de aquellas para frenar el crecimiento de las aerolíneas de vuelos baratos.

Paulo Yoshikawa, director general de Lufhansa para España, asegura que la compañía aérea alemana se reafirma en su política de 'mantener la bandeja de comida y los periódicos' en el servicio de la clase turista. Considera que 'esta es la mejor política que las compañías de red pueden mantener para competir con las empresas de vuelos baratos'.

Yoshikawa dice que su empresa ha hecho un gran esfuerzo para definir su estándar de servicio en el segmento que aporta menos ingresos reforzando las ventajas en cuanto a la articulación del tráfico que da 'el tener dos intercambiadores de vuelos (hub) en Fráncfort y en Múnich'. Además se ha puesto en marcha un 'programa de flexibilización de tarifas'.

Una política similar mantiene la compañía española Spanair, vinculada a la escandinava SAS y socia de Lufhansa en StarAlliance. Su director de marketing, Lars Nyeaard, asegura que 'no se debe penalizar en ningún caso a los clientes' y confirma que mantendrán la tradicional bandeja en los servicios de comida a bordo, repartiendo en todos sus vuelos la prensa diaria.

Jordi Porcel, director comercial de British Airways para España, explica que la empresa 'ha optado por eliminar el requisito de la compra anticipada para los billetes baratos' y a la vez mantiene la calidad del almuerzo y el reparto de periódicos como hasta ahora.

Air France va más lejos que sus competidores y mantiene el estándar de servicio como hasta la fecha y también la estructura tarifaria a base de ofertas con restricciones.

La holandesa KLM sigue la estela de Iberia y Air Europa, e incluso va más allá en su reforma. En los vuelos europeos sólo ofrece periódicos a los viajeros de negocios y los pasajeros en las nuevas clases económicas reciben un bocadillo.

Las aerolíneas aseguran que la reforma que han emprendido en la clase turista es paralela a una mejora de los estándares de servicio en la clase de negocios. El 75% de los ingresos operativos que consiguen las compañías en el mercado español lo reciben del 25% de los pasajeros que viajan por trabajo.