Oriente Medio

Sharon condiciona la paz a la liquidación de la resistencia palestina

El primer ministro de Israel, Ariel Sharon, aseguró ayer que no habrá un acuerdo de paz si la Autoridad Nacional Palestina (ANP) no reprime a los grupos militantes que atacan a su país.

'No podemos alcanzar un acuerdo político, y ciertamente no podremos alcanzar un acuerdo de paz, mientras el terrorismo siga rampante', dijo Sharon en una sesión del Parlamento israelí. El primer ministro pidió una 'guerra completa del nuevo Gobierno palestino contra las organizaciones terroristas'.

Mientras tanto, las organizaciones aludidas por Sharon han rechazado el alto el fuego en los términos propuestos. El dirigente de la Yihad Islámica, Abdalá Shami, rechazó la Hoja de Ruta del Cuarteto de Madrid y defendió el derecho de los palestinos a la lucha armada contra la ocupación israelí de su territorio.

Tras una reunión con los enviados del presidente egipcio, Hosni Mubarak, Shami consideró que esa propuesta 'representa una amenaza para los intereses palestinos'. Por su parte, el dirigente de Hamás, Ismail Abu Shanab, manifestó tras la reunión que 'la delegación egipcia nos presentó sus ideas, pero es aún prematuro hablar de una tregua. El movimiento debe estudiar las propuestas y decidir sus próximos pasos'.

El encuentro entre los líderes de esos y otros movimientos de la resistencia palestina con el jefe de los servicios secretos de Egipto, Omar Suleiman, tuvieron lugar ayer y el domingo. Sus resultados han sido escasos hasta el momento, ya que Hamás 'rechaza cualquier alto el fuego que se ha alcanzado bajo la amenaza de los asesinatos de Israel, porque estos asesinatos nunca nos asustarán'.

Suspender los asesinatos selectivos a cambio de una tregua fue la propuesta avanzada el viernes pasado por Sharon. Pero ahora el primer ministro condiciona aún más su tregua, al exigir a la ANP que reprima y desarme a los grupos palestinos de la Intifada.