Energía

Brufau quiere que Silanes sea consejero director en Gas Natural

El presidente de Gas Natural, Antoni Brufau, negocia con su homólogo de Repsol, Alfonso Cortina, la continuidad de José Luis López de Silanes en el grupo gasístico. La última propuesta de Brufau pasa por convertir a López de Silanes en consejero director de Gas Natural. De esta forma, el actual consejero delegado seguiría en la empresa con un cargo directivo de nueva creación y en el consejo de administración.

La propuesta realizada por Gas Natural de nombrar consejero director a López de Silanes deja las manos libres a Repsol para que nombre al nuevo consejero delegado. Desde el momento de la presentación de la opa de Gas Natural sobre Iberdrola, la figura de José Luis López de Silanes (que votó a favor de presentar la oferta, en contra de la opinión de Repsol) se ha convertido en el eje de las negociaciones entre La Caixa y Repsol para recomponer el equilibrio en Gas Natural. Mientras Repsol anunció que nombraría un nuevo consejero delegado (los acuerdos entre los dos accionistas estipulan que este cargo es responsabilidad del grupo petrolero), Brufau remarcó en la rueda de prensa en la que anunció que retiraba la opa que el consejero delegado seguiría en la empresa durante mucho tiempo.

Desde ese momento ha surgido como posible sustituto de López de Silanes el vicepresidente de Vocento, Nemesio Fernández Cuesta, relevo que no gusta a La Caixa. La entidad financiera ha pedido a Repsol otros nombres para ocupar la plaza de López de Silanes, con el objetivo de cerrar la recomposición del equipo directivo en la próxima junta de Gas Natural prevista para el 23 de junio. La empresa celebrará un consejo de administración previo a la asamblea de accionistas para aprobar estos cambios.

Sin embargo, la referida propuesta de Brufau para encontrar una salida a la continuidad de López de Silanes puede provocar un cierto colapso en la compañía. Falta por saber la operatividad práctica de la creación de un nuevo cargo y su relación con el nuevo consejero delegado, que será un directivo de entera confianza de Repsol.

NATURGY 24,17 -1,10%

López de Silanes mantiene intactas sus atribuciones en Gas Natural. De esta forma, es el principal directivo beneficiado con el plan de opciones sobre acciones que la empresa prevé aprobar por tercer año consecutivo en la junta. El primer ejecutivo del grupo tiene asignadas 19.122 acciones, que tendrán un sistema retributivo referido al incremento de las acciones en el periodo comprendido entre 2002 y 2006.

Consejeros

La próxima junta también tiene previsto ampliar el número de consejeros para dar entrada a un mayor número de independientes. La propuesta fija un mínimo de 10 consejeros y un máximo de 20. Gas Natural convocó una primera junta extraordinaria en diciembre pasado para ampliar el consejo. Hasta diciembre de 2002, el máximo órgano de gobierno de la empresa estaba formado por 11 miembros, seis de Repsol y cinco de La Caixa.

Este equilibrio reflejaba el reparto accionarial hasta mayo del año pasado, pero la reducción de la participación del grupo petrolero (del 47% al 24%) en el capital de su filial gasística forzó un nuevo reparto en el consejo.

Así, con el nuevo equilibrio accionarial (La Caixa cuenta con el 33,7% de Gas Natural), la junta de diciembre aprobó la recomposición en cinco miembros del consejo para cada uno de los principales accionistas, más dos independientes. Estos dos últimos cargos recayeron en el director de la escuela de negocios Esade, Carlos Losada (propuesto por La Caixa), y el empresario Santiago Cobo (Repsol). Estos dos consejeros votaron a favor de las posturas de sus padrinos en la opa sobre Iberdrola.

La decisión de ampliar el consejo a un máximo de 20 miembros en la próxima asamblea de accionistas responde a la idea original de Brufau de crear un órgano de gobierno formado por 16 representantes, fijando el número de independientes en seis. Las nuevas relaciones entre Gas Natural y Repsol también supusieron la paralización del acuerdo anunciado hace un año por el que ambos grupos creaban una sociedad mixta que gestionaría la flota de barcos metaneros.

Con todo, Repsol ha cumplido con el proyecto anunciado en 2002 de convertir a Gas Natural en su brazo gasístico, y recientemente le ha vendido la planta de ciclo combinado que se construirá en Cartagena.