Inversión

Rato reprocha a las empresas la falta de inversión tecnológica

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, reprochó ayer a los empresarios en presencia de su presidente, José María Cuevas, la falta de inversión en desarrollo tecnológico. El líder patronal aprovechó la asistencia de Rato a la junta directiva de CEOE para exigir al Gobierno que cumpla su compromiso de rebaja de cotizaciones, algo que denegó el ministro sutilmente.

Falta poco para las elecciones generales y ya empiezan a oírse peticiones a los partidos desde los distintos sectores de la sociedad. El ministro de Economía, Rodrigo Rato, acudió ayer invitado a la reunión de la junta directiva de la patronal CEOE y allí escuchó una larga lista de reivindicaciones del presidente de esta organización, José María Cuevas.

Rato contestó puntualmente a la mayoría de las peticiones empresariales si bien lanzó un sutil pero firme reproche a los empresarios. En primer lugar reprochó a los empresarios la falta de inversión en tecnología, algo que, a su juicio, es el factor de desarrollo imprescindible para que España alcance la convergencia real con Europa. España destina el 0,96% del PIB a inversión tecnológica, frente al 2% de la media de la UE.

Rato admitió que la Administración Tributaria ha podido cometer errores en el tratamiento de las inversiones en I+D, pero insinuó que fundamentalmente han sido las empresas, en su contabilidad, las que no han empleado 'con la intensidad necesaria' dichas inversiones tecnológicas, 'pese a que las ayudas suman 600 millones de euros', dijo. Ante esta situación, avanzó que el Gobierno 'incrementará las subvenciones frente a los créditos y las ayudas reembolsables' para el periodo 2004-2008.

Asimismo, Rato bromeó sobre los certificados de inversión en I+D+I que extiende el Ministerio de Ciencia y Tecnología como acreditación ante la Agencia Tributaria del dinero destinado a desarrollo tecnológico. 'Son un privilegio que no existe en otros países y que va a ser muy dificil mantener, se van a acabar', dijo en tono sarcástico. Pero antes de que Rato diera a los empresarios este tirón de orejas, José María Cuevas le reclamó que el Gobierno 'cumpla con su promesa' de rebajar 'de forma generalizada' las cotizaciones sociales que pagan los empresarios.

De forma implícita pero clara, Rato rechazó esta exigencia al defender que el Ejecutivo entiende que se debe mantener la política de rebaja de cuotas selectivas (para colectivos de difícil integración en el mercado laboral), descartando así un recorte general de dichas cuotas.

A favor de las subcontratas

Cuevas, pese a mostrarse satisfecho con la política tributaria llevada a cabo por el Gobierno popular y aunque apuntó a la necesidad de una nueva rebaja de impuestos para la próxima legislatura, indicó que el Ejecutivo debería 'mejorar la Ley General Tributaria' en su trámite parlamentario. En concreto, se refería a la posibilidad, introducida en esta ley, de que las empresas sean responsables de las deudas fiscales de sus subcontratas. Por eso el líder empresarial criticó que 'las empresas subcontratadas queden condicionadas en su eficacia por medidas tributarias o laborales' y añadió que 'la nueva organización del mercado laboral no debería penalizar o demonizar el uso de la subcontratación'.

Dicho esto, también pidió a Rato un nuevo marco que dé más seguridad jurídica al empresario en caso de huelga y le manifestó los temores empresariales por el nuevo sistema de formación continua (que el Gobierno aprobará en próximas semanas), al considerar que el poder que se da a las comunidades en esta materia 'fragmenta el mercado'.

El ministro no respondió a estas últimas peticiones de Cuevas, pero sí volvió a dar un toque de atención ante una de las opiniones manifestadas por el dirigente patronal. Cuevas alertó de la posición en que quedará España cuando pierda gran parte de los fondos estructurales y de cohesión de la UE en 2006.

El vicepresidente económico espetó que 'España no debe pensar que tener una renta media como la europea es algo nocivo porque por ello perdamos las subvenciones y el que piense eso tiene una mentalidad equivocada', dijo en clara referencia a lo manifestado antes por Cuevas.

En cualquier caso, Rato apostó ante los empresarios por mantener 'una política presupuestaria restrictiva y de constantes reformas que hay que continuar'. Citó entre estas reformas la de la negociación colectiva, 'que sigue siendo imprescindible para el Gobierno'. En materia de coyuntura, el ministro señaló que España revisará a la baja su previsión de crecimiento si lo hace la Comisión Europea. Y predijo que el diferencial de crecimiento de España con la UE será este año mayor que en 2002.